Avance en robótica, una amenaza para el empleo

Desde choferes hasta trabajadores sexuales, afectados por los logros en el campo de la inteligencia artificial, advierten.
El modelo colaborativo Sawyer de Rethink Robotics.
El modelo colaborativo Sawyer de Rethink Robotics. (Jason Lee/Reuters)

Washington

Científicos advirtieron sobre la grave perspectiva de desempleo masivo que puede afectar a escala global, desde conductores hasta trabajadores sexuales, a causa de los grandes avances en la inteligencia artificial y la robótica.

Después de muchos intentos fallidos, las máquinas inteligentes alcanzaron un punto donde pronto van a sustituir a los trabajadores humanos en todos los sectores de la economía, dijeron importantes científicos de informática en la reunión de la Asociación Estadunidense para el Avance en la Ciencia, en Washington, que se realizó el fin de semana.

“Nos acercamos a una época donde las máquinas podrán superar el desempeño de los humanos en casi cualquier tarea”, dijo Moshe Vardi, profesor de informática de la Universidad Rice en Texas. “La sociedad tiene que hacerse la pregunta antes de que esté encima de nosotros: si las máquinas son capaces de hacer casi cualquier trabajo que hace un ser humano, ¿qué van a hacer los seres humanos?”.

“La inteligencia artificial pasa rápidamente de la investigación académica al mundo real, con el impulso del “aprendizaje profundo y los grandes datos”, dijo Bart Selman, profesor de informática de la Universidad de Cornell. “Las computadoras empiezan a ‘escuchar’ y a ‘ver’ lo que hacen los humanos... los sistemas se pueden empezar a mover y a operar entre nosotros de forma autónoma”.

El profesor Selman dijo que empresas como Google, Facebook, IBM, Microsoft y otras “aumentan la inversión en los sistemas de inteligencia artificial a un ritmo de miles de millones de dólares al año”.

Los profesores Vardi y Seiman están de acuerdo en que los gobiernos —y la sociedad en su conjunto— no se enfrentan a la reciente aceleración en la investigación de inteligencia artificial y robótica, en áreas como los coches autónomos y el procesamiento de información.

“Una respuesta típica es que si las máquinas van a hacer nuestro trabajo, tendremos la libertad de realizar actividades de ocio”, dijo el profesor Vardi. “No creo que esto sea un futuro prometedor, ya que no encuentro atractiva una vida de puro ocio. Creo que el trabajo es esencial para el bienestar humano”.

El profesor Selman ayudó a redactar una carta abierta del Future of Life Institute, en Cambridge, Massachusetts, que se presentó el año pasado, con la que se instó a los políticos a examinar los riesgos relacionados con las máquinas cada vez más inteligentes. Entre los aproximadamente 10 mil firmantes se encuentra Elon Musk, el empresario de tecnología cuya compañía, Tesla Motors, tiene un gran programa de investigación de inteligencia artificial con el objetivo de desarrollar los coches de autoconducción.

Musk financiará la investigación en la Universidad de Cornell “para que la inteligencia artificial sea benéfica para los seres humanos”, dijo el profesor Selman.

Una de las áreas de la inteligencia artificial con mayor avance son las máquinas de visión y especialmente de reconocimiento de rostro, de acuerdo con el profesor Selman. “Facebook puede reconocer mejor las caras que cualquiera de nosotros”, dijo.