Auge del gas "shale" de Estados Unidos afectará a Rusia

Aumentarán las  exportaciones estadunidenses a Asia y Europa, lo que generará precios más competitivos a escala mundial.

Nueva York

La empresa rusa Gazprom puede perder 18% de sus ingresos como resultado de la competencia de las exportaciones de gas natural licuado (GNL) estadunidenses, de acuerdo con un think tank con sede en Nueva York.

Los consumidores europeos podrían pagar 11% menos por el gas debido a la baja en los precios mundiales generada por el aumento de las exportaciones de GNL de Estados Unidos, afectando los ingresos de la empresa estatal rusa, de acuerdo con un análisis del Centro de Política Global Energética de la Universidad de Columbia.

El análisis también encontró que es probable que Europa se mantenga como un gran consumidor de gas ruso, por lo que necesitará fortalecer su infraestructura energética para enfrentar las posibles interrupciones de suministros.

Se espera que los precios mundiales de gas más débiles afecten proyectos propuestos de exportación en otras áreas, como el desarrollo ya planeado de grandes yacimientos de gas encontrados frente a la costa de Mozambique.

La expectativa es que EU puede convertirse en un importante exportador de GNL con precios mundialmente competitivos. Tres proyectos multimillonarios de licuefacción de gas ya fueron autorizados por la Comisión Federal de Regulación de Energía y 13 más ingresaron solicitudes para su aprobación.

El auge del shale ya tuvo un impacto en los mercados mundiales de gas al eliminar las importaciones de Estados Unidos de Qatar y de otros lados. Esto permite que las empresas públicas europeas y otros clientes puedan renegociar los contratos de surtido con Gazprom.

En estimaciones razonablemente conservadoras, esto podría costarle a Rusia 27% de sus ingresos por exportaciones de gas. Sin embargo, el gas representa únicamente 14% de las exportaciones rusas, las cuales están dominadas por el petróleo, lo que significa que el efecto general en la economía del país sería mucho menor. Incluso si el precio de gas baja, es probable que Europa mantenga su enorme dependencia de Rusia, debido a que se encuentra entre los proveedores de menor costo de la región.