Auge de empresas usureras vía internet

Es creciente la solicitud de microcréditos en la red, aunque en algunos casos la tasa de interés anual llegan a 500 por ciento.
Algunas de la empresas cobran una tasa hasta de 80 por ciento mensual.
Algunas de la empresas cobran una tasa hasta de 80 por ciento mensual. (Especial)

México

Cuando se ofrecen préstamos de dinero con una tasa de interés de alrededor de 500 por ciento al año, se puede decir que rayan en la usura; tal es el caso de las empresas que conceden microcréditos vía internet.

Estos pequeños financiamientos han tomado popularidad sobre todo por el apogeo de las redes sociales y por el difícil acceso al crédito bancario, coincidieron especialistas, quienes a su vez recomiendan cautela en su uso.

Las firmas Credilikeme, Kredito24, Mimoni, Prestar Online o Kueski, entre otras, dan préstamos que van de mil a 15 mil pesos, mismos que en algunos casos se aprueban en minutos, solo con comprobar cierto número de amigos en Facebook.

Según los portales de estas empresas, las tasas de interés que cobran oscilan entre 1.5 y 2 por ciento diarios, y aunque sus plazos promedian solo tres meses, si se ve de forma anual equivale a más de 500 por ciento.

Por ejemplo, al pedir un préstamo de 3 mil pesos con Kredito24, hay un interés de mil 252 pesos mensuales, que es una tasa de 41.7 por ciento, que si se extrapola de forma anual asciende a 500 por ciento, ello sin sumarle la tasa moratoria de 2 por ciento que cobra por cada día de atraso.

Cuestionado sobre la forma de operar de estas compañías online, Luis Fabre, vicepresidente técnico de la Comisión Nacional para la Defensa y Protección de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), refirió que se trata de instituciones fuera del alcance de la regulación, toda vez que cualquier persona puede prestar dinero.

El funcionario del organismo defensor explicó que al ser su dinero el que colocan y no el de alguien más, son libres de usar la tasa que quieran, y lo único que puede hacer la Condusef es emitir recomendaciones para que la población ponga especial atención en este tipo de compañías.

La Ley de Instituciones de Crédito establece que ninguna persona física o moral puede captar directa o indirectamente recursos del público, a excepción de instituciones de banca múltiple o asociaciones, sociedades o grupos, que lo hagan exclusivamente de sus asociados.

Fabre consideró que ese canal de financiamiento está siendo utilizado especialmente por personas rechazadas por los bancos y que necesitan con urgencia pequeñas cantidades de dinero; sin embargo, recomendó buscar opciones en otras figuras antes de optar por esos préstamos.

El caso de Kredito24 no es aislado, Mimoni, una de las más populares, establece un primer préstamo de mil pesos, por el cual hace el cobro de 200 pesos quincenales, es decir, lo que equivale a 80 por ciento mensual, que si se lleva a un equivalente anual es de 480 por ciento.

Es preciso señalar que el sistema de estas financieras está diseñado para que el cliente liquide su deuda lo más pronto posible, por lo que sus plazos no suelen pasar de tres meses, pero la información que ofrecen es limitada y si se quiere solicitar algo adicional es necesario dar datos personales.

El vicepresidente técnico de la Condusef indicó que negar o limitar la información sobre las condiciones de un crédito al cliente es una práctica indebida, dado que es un factor clave para la decisión de tomar o no el préstamo, pero al no estar reguladas por ningún órgano es imposible obligarlas a seguir los lineamientos.

Kueski es otra de estas financieras virtuales con la que también se realizó una simulación de crédito; el resultado es que por un préstamo de 2 mil pesos se pagan 713 pesos adicionales al mes, una tasas de 34.5 por ciento, que en términos anuales se convierte en 414 por ciento.

El caso de Credilikeme se acerca más al rango que manejan las sociedades financieras de objeto múltiple que operan en el país, pues por un financiamiento de 5 mil pesos cobra un interés de 11.6 por ciento al mes, que si se extendiera a un año pasa a 140 por ciento.

Pese al crecimiento exponencial que han tenido los préstamos online, Fabre expresó que no hay planes de regulación, puesto que no son propiamente instituciones financieras; sin embargo, la Condusef seguirá por el camino preventivo, con el desarrollo de información que sirva a la gente para estar atenta.

Crédito restringido

La reforma fiscal limita los créditos a solo las personas o empresas que cuenten con el Registro Federal de Contribuyentes, lo que reduce el crédito de instituciones que atienden al sector de bajos ingresos.

Según la Asociación de Bancos de México, existen 50 millones de personas económicamente activas; sin embargo, 60 por ciento labora en la informalidad, lo que deja solo 20 millones calificadas para un crédito.

Los otros 30 millones pueden acceder a financiamiento por medio de instituciones bancarias especializadas, sobre todo a través de las entidades no bancarias, como las Sofom, Sofipo, cajas de ahorro y demás.