'Atentado' contra diccionario pega al CEO de Twitter

Escuchar a su director hablar cosas con menos sentido que la competencia es más que triste para la compañía de los 140 caracteres.
El directivo de la red social.
El directivo de la red social. (Craig Barritt/AFP)

Las ganancias del primer trimestre de Twitter fueron un fracaso, no solo porque los números fueron malos o porque se filtraron, hay otra cosa mala con ellos, que parece pasó inadvertida.

En una conferencia con analistas de la semana pasada, el CEO pronunció la siguiente frase: "A medida que iteramos la experiencia en sesión cerrada y curamos temas, eventos, momentos que se desarrollan en nuestra plataforma, debes esperar completamente que entreguemos esas experiencias a toda la audiencia y que esto incluya a los usuarios con sesión abierta y a los usuarios en sindicación".

Si fuera cualquier viejo CEO esto sería simplemente algo bajo. Sin embargo, Dick Costolo dirige una compañía que hizo su fortuna al decir las cosas de forma concisa. Así que escuchar a su hombre más importante hablar cosas con menos sentido que la competencia es más que triste. Mina la marca. Sería como descubrir que Christopher Bailey, de Burberry, en secreto compra toda su ropa en Primark.

Aquí, en una frase interminable, Costolo ofrece un inventario completo de las maneras más modernas de pajal. Utiliza 252 caracteres, tiene seis delitos comunes contra el diccionario, así como otros desaciertos gramaticales. La frase resultante es tan agotadora que para el momento en que llegas a su final estás tan cansado que la vuelves a ver y tratas de descubrir lo que significa.

El primer delito es la palabra "iteración". En la vida real esto significa algo mundano, para repetir. Recuerdo hacer iteraciones en matemáticas, y no eran divertidas. Google alivianó la palabra con su edicto "lanzamiento e iterar", y ahora todas las compañías en Silicon Valley y más abusan de ella. La iteración se invoca cada vez que alguien quiere dar la idea de que son creativos e inteligentes, y trabajan muy duro.

La siguiente palabra ambigua de Costolo es "experiencia", con la que está tan contento que la utiliza dos veces. Desde hace mucho tiempo todos los productos y servicios se vuelven a renombrar como experiencias; sin embargo, lo que es impresionante aquí es que lo que describe no es una experiencia en absoluto, sino lo contrario. En este momento tengo una "una experiencia con sesión cerrada" de Twitter, ya que en realidad no estoy en el sitio, les puedo decir que es un alivio.

Su tercer cliché es el más de moda de todos: "cura". Esta palabra está bien como sustantivo para referirse a un clérigo, y es muy elegante como verbo para describir el trabajo de alguien de gran gusto que monta exhibiciones en galerías de arte. No está muy bien si se refiere a un algoritmo que selecciona algunos tuits banales sobre otros.

Es incluso todavía peor si lo que curas son "momentos". Recientemente, éstos se convirtieron en el periodo más de moda, aunque por definición solo duran un momento y, por lo tanto, no se pueden curar.

El quinto delito se comete con tanta frecuencia que me temo que pronto se legalizará. A menudo protesto que "entregar" solo debe aplicarse a algo que se puede subir a una camioneta para que una persona con un uniforme café lo lleve hasta tu puerta, pero nadie hace caso. De hecho en los negocios ya no existe el "hacer", ya solo existe el entregar. Sin embargo, aún así, Costolo se distingue al entregar experiencias cuando no estás con tu sesión abierta, que no solo no pueden subirse a una camioneta, tampoco se pueden entender. Solo David Cameron jugó más con este término, en el último manifiesto del Partido Conservador el primer ministro habla de "entregar la inmovilización de impuestos más larga en 20 años", por lo que usar entregar no significa hacer algo, sino no hacerlo.

El último delito es "plataforma", que es una superficie horizontal elevada. No es Twitter.

Produjo seis malos verbos y sustantivos, y luego juega con las preposiciones que los acompañan. En lugar de decirlas, Costolo cae por la más de moda pero menos lógica forma de de entregar "a través". Aún peor, cuando se trata de "iterar", extrañamente decide que la preposición correcta es "sobre".

La semana pasada le mostré la frase a un joven colega que entiende este tipo de cosas. La vio por un rato, y después hizo la siguiente traducción: "Queremos ganar dinero con la gente cuando están en Twitter, y cuando no están en Twitter".

Por fin, algo que puedo entender. Y si hubiera sido un analista que escuchaba la conferencia, es algo que también habría aprobado.

Como punto de comparación acabo de revisar la manera en que Costolo se expresa en su propia "plataforma", y resulta que es mucho más directo. Un tuit reciente —y con muchos favoritos— solo es de cinco caracteres. Dice "Jake", y lo acompaña una fotografía de un perro dormido.

Eso me hizo pensar dos cosas. En primer lugar, que ese momento de ternura puede funcionar mejor en la "plataforma" rival Instagram. Y en segundo lugar, que cuando se trata de hacer llegar un mensaje a la gente, ésta prefiere perros reales que metafóricos.

* * *

26% Caída que registraron las acciones de Twitter en el primer trimestre, con lo que perdió 6 mil millones de dólares de capitalización.

4 Años que lleva como director ejecutivo de Twitter Dick Colosto; asumió en octubre de 2010, por permiso de paternidad de Evan Williams

lucy.kellaway@ft.com
Twitter: @lucykellaway