México será principal proveedor de crudo en Asia

China a india destacan entre los principales destinos para la exportación de crudo mexicano, de acuerdo con el reporte Perspectivas de Comercio Internacional de HSBC.
La próxima reunión de la OPEP se llevará a cabo en diciembre
En 2013, México exportó 878 mil barriles diarios de petróleo. (Especial )

Ciudad de México

México podría convertirse en uno de los principales exportadores de petróleo a los países emergentes, de acuerdo con el reporte Perspectivas de Comercio Internacional de HSBC.

“Se espera que China e India estén entre los cinco principales destinos de las exportaciones petroleras mexicanas en las próximas dos décadas”, detalló Mauricio Muñoz, director de Comercio Internacional de HSBC México.

De acuerdo con el estudio que elabora la institución cada seis meses, la balanza comercial de México puede mejorar en cerca de dos mil millones de dólares en los próximos 5 a 10 años, si el país logra incrementar la producción petrolera a los niveles de 2004.

En tanto que, las exportaciones mexicanas crecerían cerca de 10 mil millones de dólares, entre el próximo lustro o década, y las importaciones se incrementarían en unos ocho mil millones de dólares.

Según datos del reporte, debido al peso que tiene Estados Unidos como principal destino de las exportaciones mexicanas, el dólar continúa como el tipo de cambio de preferencia para las operaciones de comercio exterior.

Lo anterior se deduce a partir de las respuestas del 90 por ciento de los encuestados para la elaboración del Índice de Confianza de Comercio Internacional de HSBC. En este índice México subió de 109 a 117 puntos.

“El desempeño de las exportaciones mexicanas se tambaleó a principios de 2014 debido a la reducción en la demanda por parte de Estados Unidos en el primer trimestre del año”, explicó Mauricio Muñoz, director de Comercio Internacional de HSBC México.

“Sin embargo”, agregó, “en la medida en que avanzamos hacia 2015 y los próximos años, se espera que México se beneficie de una combinación entre el fortalecimiento de la economía estadounidense y los beneficios que traerá la reforma energética aprobada”, se lee en el estudio.