Asegurarse resulta camino difícil para los motociclistas

Las pólizas son escasas y resultan caras para estos vehículos, a pesar del aumento de su uso; son considerados de alto riesgo.
El monto prestado por el Fonacot para la adquisición de motocicletas se ha duplicado, luego de la aplicación de medidas emergentes contra la contaminación en la zona metropolitana del Valle de México y con ello la reactivación del programa Hoy No Circula.
11% de las motocicletas del país están aseguradas, de acuerdo con cifras de la Amis. (Cuartoscuro-Archivo)

Ciudad de México

Antes, asegurar un automóvil bajo las mejores condiciones era un proceso complicado, pero los avances tecnológicos han hecho que esto se pueda hacer en tan solo unos cuantos minutos y desde la comodidad del hogar por internet o teléfono. Desafortunadamente no sucede lo mismo al momento de querer asegurar una motocicleta, dado que los amantes de estos vehículos de dos ruedas deben recorrer un camino de obstáculos y desembolsar una buena cantidad de dinero.

Luis Álvarez, director de autos y daños de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (Amis), señaló que hay algunos puntos básicos en los que hay que enfocarse para librar las dificultades propias de la búsqueda de estas pólizas, pero lo más importante, destacó, es comparar entre aseguradoras para encontrar cuál es la que ofrece las mejores coberturas a mejores precios.

Cuando alguien busca asegurar su automóvil, la manera clásica para comparar qué aseguradora ofrece la mejor opción es concertar citas con varios agentes que trabajen para varias firmas de seguros, labor que puede llevar mucho tiempo, que muchas veces no se tiene.

Por este motivo, han surgido herramientas en línea que permiten hacer comparativos instantáneos entre las ofertas que hay en el mercado, con tan solo insertar algunos datos básicos.

Asimismo, la mayoría de las aseguradoras que ofrecen seguros para autos tienen en sus propias páginas de internet, herramientas virtuales que permiten hacer una cotización real del costo anual del seguro que ofrecen. Incluso algunas como Wibe tienen la opción de contratar en línea.

Lo anterior según el portal de seguros por internet Seguros S, ha incentivado la compra de seguros para autos de manera importante, la mala noticia es que en México, a diferencia de otros países como España, no existen este tipo de simuladores que permitan comparar precios y coberturas antes de adquirir una póliza de protección para motocicletas.

Cifras proporcionados por la Amis indican que solo 11 por ciento de las motocicletas que circulan en el país están aseguradas, dato que contrasta con el de autos, toda vez que aproximadamente el 30 por ciento de la flotilla vehicular está protegida.

Problemas asociados

Javier es un amante de la velocidad. Desde hace un par de años tiene una motocicleta; sin embargo, no ha podido asegurarla debido a lo complicado que es conseguir una cotización y también por el elevado costo de la prima anual de una cobertura completa, la que, según cuenta, llega a superar el 20 por ciento del valor original de su motocicleta.

El motociclista explicó que cuenta con una Yamaha Ttr, cuyo precio de mercado ronda los 100 mil pesos. Sin embargo, tras más de un año de búsqueda ha encontrado que el costo anual de un seguro, dependiendo las coberturas ofrecidas, va de 10 mil a 25 mil pesos anuales.

Luis Álvarez, representante de la Amis, explicó que uno de los principales factores que toma en cuenta una compañía para fijar el precio de los seguros es la frecuencia de robo de la marca de las motociclistas, por lo que evidentemente, los modelos más robados representan un mayor riesgo y por consiguiente, el propietario debe asumir un costo más elevado.

De acuerdo con información proporcionada por la asociación de firmas de seguros, las dos motocicletas más robadas en México son las Honda y Yamaha cilindraje 111-250, de las cuales, al cierre de mayo pasado se ha reportado el robo de 14 mil 201 y 9 mil 649 unidades, respectivamente.

Otras marcas interesantes para los criminales son Italika 111-250, Vento 111-250, Yamaha 50-110, Suzuki 111-250, Bajaj 11-250, Honda 50-110, Honda, 251-650, Yamaha 251-650, Carabela 11-250, Italika, 50-110 y Suzuki 50-110.

El robo de motocicletas en el país ha crecido tanto que la Honda 111-250 es el cuarto vehículo más robado en el país, solo por debajo del Tsuru y la Pick Up de Nissan y del Jetta de Volkswagen.

Aunque a nivel nacional no hay datos concretos, según la Secretaria de Seguridad Pública de la Ciudad de México, durante 2015 se registró el robo de alrededor de 3 mil 600 unidades, tan solo en la capital de la República y las zonas conurbadas.

La frecuencia de robo no es el único factor que eleva el costo de los seguros de las motocicletas. De acuerdo con Luis Álvarez, el hecho que su precio sea en muchas ocasiones mayor que el de una póliza para auto, también obedece al hecho que conducir una moto es más peligroso que un auto particular.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 9.8 por ciento de los accidentes fatales de tráfico están relacionados con el uso de estos vehículos de dos ruedas. Los datos más recientes del organismo indican que en 2014 se registraron 462 muertes ligadas a los accidentes de motocicleta.

Por este motivo, explicó Álvarez, la mayoría de las aseguradoras ofrecen protección contra robo y daños a terceros; sin embargo, son pocas las que ofrecen una cobertura que proteja al conductor, dado que eso eleva mucho el precio de la prima a pagar, toda vez que perder la vida al conducir un vehículo de este tipo no es poco común.

Mucho potencial

De acuerdo con la aseguradora Quálitas, hasta hace unos años la contratación de seguros para automóviles crecía a doble dígito; sin embargo, para 2015 registró una importante desaceleración y tuvo un dinamismo de apenas 7.5 por ciento.

Esta cifra podría acelerarse durante este año, consideró Luis Álvarez, pues explicó que derivado de las nuevas normas del programa hoy no circula y las modificaciones a la verificación de automóviles, muchas personas han optado por adquirir una motocicleta.

“La solución de un gran número de personas ante el doble no circula y el endurecimiento de la verificación ha sido comprar una motocicleta. Aún no hay datos exactos, pero puedo afirmar que el número de estos vehículos ha crecido mucho en los últimos meses y tarde o temprano necesitarán un seguro”, apuntó.

Las últimas cifras del Inegi indican que hasta 2014 circulaban en el país un total de 2.3 millones de motocicletas, 21 por ciento más que las registradas en 2013.

Cabe apuntar que al igual que los automóviles, el seguro de responsabilidad civil en la Ciudad de México y en los puentes y caminos federales es obligatorio para los motociclistas, por lo que no contar con esta protección significa ser acreedor a una importante multa que puede llegar a los 2 mil 800 pesos.

El director general de autos y daños de la Amis destacó la importancia de contar mínimo con un seguro obligatorio, toda vez en caso de que en un accidente carretero se provoque la muerte de una persona, el costo puede ser de hasta 3 millones de pesos, suma que no cualquier persona tiene a su alcance y puede significar la ruina económica.

Concluyó que coberturas amplias pueden cubrir fácilmente esta suma de 3 millones de pesos; además, son una buena herramienta de estar protegidos en caso de robo total o bien, cualquier tipo de accidente.

11%

de las motocicletas del país están aseguradas, de acuerdo con cifras de la Amis; los automóviles llegan a 30 por ciento.

3,600

unidades se robaron durante 2015 solamente en la Ciudad de México y la Zona Metropolitana, afirma la SSP capitalina.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]