Argentina se prepara para ser más pobre

Desde 2007 las estadísticas oficiales, en especial sobre la inflación y el PIB, fueron manipuladas políticamente: asesor del nuevo gobierno.
La alteración de datos, durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner.
La alteración de datos, durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner. (Shutterstock)

Nuestras condolencias a los argentinos. Ahora son más pobres que los chinos, los búlgaros, los azerbaiyanos, los bielorrusos, los turcos, los mexicanos, los malasios y los gaboneses, sin mencionar a sus queridos vecinos en Brasil.

Aunque no todo está perdido. Todavía están un poco mejor que la gente de Botsuana y Libia, devastada por la guerra.

El instituto de estadísticas de Argentina (Indec) publicará el próximo mes los datos revisados del producto interno bruto como parte de un ajuste de las cifras oficiales que se produjeron en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, la ex presidenta, que ampliamente fueron adulteradas.

Los datos revisados le dirán a los argentinos qué tan rico es el país en realidad, en lugar de lo rico que el antiguo gobierno con ocho años en el poder afirmaba que eran.

Si un proyecto conjunto entre la Universidad de Harvard y la Universidad de Buenos Aires está en lo correcto, la diferencia es grande.

“Somos menos ricos que lo que el gobierno anterior trató de demostrar”, dice Ariel Coremberg, director del proyecto conocido como Arklems+Land, y asesor del nuevo gobierno del presidente Mauricio Macri. “Desde 2007 las estadísticas oficiales de Argentina, en especial los datos de la inflación al consumo y el PIB, fueron objeto de manipulación política”.

Exactamente lo malas que pueden ser las noticias depende de la medida que prefieran. Con base en el PIB a precios constantes, el equipo Arklems calcula que el resultado fue aproximadamente 12.5 por ciento más bajo en 2015 de lo que sugieren las cifras oficiales.

Esto reduce el PIB de 586 mil millones de dólares (mdd) a 513 mil mdd, con base en datos del Fondo Monetario Internacional.

Sin embargo, el gobierno anterior no solo manipuló los datos crudos del PIB, también lo hizo al medir con un tipo de cambio a una tasa oficial fija (9.8 pesos por dólar en 2015) en lugar de la tasa real del mercado negro de tipo de cambio (14.5 por ciento antes de que Macri liberara la moneda en diciembre). El dólar ahora se compra a 14 pesos.

Al usar la tasa de cambio real, Coremberg y su equipo calculan que el PIB per cápita de Argentina en 2014 fue solo de 7 mil 399 dólares, en lugar de los 12 mil 510 que dice el Banco Mundial del año pasado, con base en los datos oficiales de Argentina, una enorme diferencia de 40.9 por ciento.

Esto debería ser suficiente para hacer que tenga un enorme descenso en la calificación mundial, del lugar 56 al 78, lo que lo coloca por debajo de los países que se mencionaron anteriormente, así como de otras naciones como Surinam, Santa Lucía y Granada, y del promedio del PIB per cápita de 10 mil 739 dólares.

Peor aún, con esta medida, los argentinos ahora son más pobres de lo que fueron en 1998, antes de que empezara la crisis económica del país que llevó al impago de 2001, cuando el ingreso per cápita era de 8 mil 303 dólares.

Cuando se toman en consideración los datos de Arklems, también se muestra una serie de feas sorpresas más.

De acuerdo con Indec, la tasa de pobreza del país cayó ininterrumpidamente de 50.9 por ciento en 2003 a 29.2 en 2006 y 4.7 por ciento en 2013.

Los datos de Arklems sugieren que la etapa inicial del descenso, a 29.2 por ciento en 2006, es correcta, pero que la tasa real de pobreza se mantuvo sin cambio desde entonces y, por lo tanto, se ubica en 29 por ciento hasta 2015.

“La tasa real de pobreza es casi de 30 por ciento. Las cifras oficiales muestran 4.7 por ciento, casi el nivel de Suecia y Noruega”, dice Coremberg.

La idea que fomentó el gobierno de Fernández de que Argentina era el “campeón del crecimiento” en América Latina, con tasas de expansión al estilo chino, también son un poco superficiales.

Las cifras del Indec sugieren que el PIB de Argentina se expandió a una tasa compuesta de 99.1 por ciento entre 2002 y 2012, la tasa más rápida en América Latina, superior a la de Perú, de 87.2 por ciento, y el promedio continental de 46 por ciento.

Para ser justos, la base de datos de Arklems muestra una tasa decente de crecimiento de 71.1 por ciento durante ese periodo, pero solo es suficiente para colocar al país en el tercer lugar en la región, detrás de Perú y de Uruguay.

Durante el periodo de 1998 y 2012, el panorama se ve muy diferente. En lugar de expandirse a una tasa compuesta de 62.5 por ciento, Arklems cree que Argentina realmente crecía a una tasa de 42.1 por ciento, lo que la coloca al fondo de América Latina.

“Argentina tuvo una impresionante recuperación de 1998 a 2002, pero cuando comparas el pico de 2015 con el de 1998, el último máximo, solo creció 2 por ciento al año en lugar de los niveles de China de 8 por ciento”, dice Coremberg.

“El crecimiento oficial del PIB entre 2007 y 2015 fue casi de 30 por ciento (en un periodo de ocho años), pero después de los métodos y fuentes tradicionales fue de 15 por ciento.

“En la última década no se dio el mayor crecimiento del PIB en la historia del país. Argentina no fue el campeón del crecimiento de América Latina”, agrega Coremberg.

De acuerdo con Arklems, el motor principal de la exageración de los datos del PIB no fueron los datos oficiales de información del país, que fueron ampliamente ridiculizados, a pesar de que Arklems calcula que la inflación entre diciembre de 2006 y diciembre de 2015 fue de 506 por ciento, un poco más alta que la cifra del Indec de 133 por ciento.

En su lugar, el equipo de Arklems sugiere que las cifras oficiales de crecimiento se calcularon utilizando cifras erróneas de los volúmenes para indicadores como producción de manufactura y flujos comerciales.

“La diferencia entre el conjunto de datos no es un evento al azar. Se debe a la manipulación en cada una de las industrias”, dice Coremberg.

 

12.5%

más bajo se estima que fue el crecimiento del PIB de 2015 con respecto a las cifras oficiales de ese año.

513  mmdd

Tamaño del PIB de Argentina, cuando las cifras oficiales lo situaban en 586 mil millones de dólares.

14  pesos

Costo actual del dólar, mientras que en 2015 se vendía gracias a una tasa oficial fija en 9.8 pesos.

 

Síguenos en Twitter @em_sqrd