Argentina, en busca de reinsertarse en la economía global

La semana pasada el Ministerio de Hacienda presentó un plan para reducir la inflación.
David Cameron y Mauricio Macri.
David Cameron y Mauricio Macri. (Ruben Sprich | Reuters)

Buenos Aires

Ahora que Mauricio Macri se convierte en el primer presidente argentino que se une a la élite financiera mundial en Davos en más de una década, también tiene la esperanza de romper con el pasado, al transformar a Argentina en un punto brillante poco común en los mercados emergentes.

Con una nube que se cierne sobre las economías emergentes después del desplome de los precios de las materias primas, difícilmente podría ser un momento más complicado para el ex alcalde de Buenos Aires poder diseñar la transformación en la suerte de Argentina. Pero muchos inversionistas están llenos de optimismo por la tercera mayor economía de América Latina, ya que Macri lidera un empuje para normalizar las relaciones con la comunidad internacional.

Una reunión prevista en Davos entre Macri y el primer ministro de Reino Unido, David Cameron, puede pavimentar el camino para un acuerdo sobre la disputa de largo tiempo por las Islas Malvinas en el Atlántico sur, después de los frecuentes enfrentamientos entre Reino Unido y Cristina Fernández de Kirchner, la predecesora de Macri.

El nuevo gobierno de centro-derecha de Argentina espera anunciar pronto un préstamo de 5 mil mdd de un grupo de bancos internacionales liderados por JPMorgan y HSBC para aumentar las reservas del banco central, que se agotaron durante el gobierno anterior de izquierda.

"Macri empezó a actuar rápidamente", dice Edward Glossop, economista de Capital Economics, con sede en Londres.

Pero a pesar de que el nuevo gobierno, que favorece al mercado, tuvo un "buen comienzo", incluida una devaluación bien recibida, Glossop advierte que los verdaderos retos están por venir.

Esos incluyen disminuir la inflación, que está cerca de 30 por ciento, un déficit fiscal de casi 8 por ciento y una disputa legal de una década con los acreedores holdouts (no aceptantes) en EU, que bloquean el acceso de Argentina a mercados internacionales de capital.

En un esfuerzo para terminar con la saga de la deuda, Argentina presentará la próxima semana una propuesta al grupo de fondos de cobertura que lidera Paul Singer, un multimillonario estadunidense, dicen funcionarios del gobierno.

El acercamiento se presenta antes de lo que muchos analistas esperaban y puede abrir la puerta a la normalización de la economía de Argentina.

Pero es clave lograr el apoyo para el acuerdo con los holdouts, o buitres como los conocen en Argentina, en un Congreso que domina la oposición. Aunque el hecho de que Sergio Massa, un influyente líder de la oposición, aceptara la invitación de Macri para que lo acompañara a Davos es alentador, dicen los analistas.

En la lucha contra los desafíos económicos, Alfonso Prat-Gay, ministro de Hacienda, anunció planes para recortar un punto porcentual el déficit fiscal primario y reducir la inflación a entre 20 y 25 por ciento, un objetivo que los economistas de Bank of America Merrill Lynch describen como "muy ambicioso".