Apuesta Axa a ampliar su presencia mundial

Dos terceras partes del capital de esta firma global se concentran en su casa matriz.
Instalaciones de la empresa francesa, que planea contratar vendedores en todo el mundo.
Instalaciones de la empresa francesa, que planea contratar vendedores en todo el mundo. (Shutterstock)

Andrea Rossi sonríe cuando le pregunto acerca de Axa Rosenberg, la división de inversión cuantitativa de la aseguradora francesa que alguna vez estuvo asediada, aunque no por las razones que uno puede esperar.

“Querrás decir Axa Investment Managers, la división Rosenberg”, dice, al aludir a su misión, que aún no es universalmente exitosa, de reposicionar la marca Rosenberg y Axa Framlington, la división de capital central del grupo.

Su frase parece tan farragosa como digna, al grado de que Rossi, director general de Axa IM, tiene que revisar para estar seguro de que sus palabras caen en el orden correcto, pero su compromiso es claro.

“Creo que es importante que actuemos como una sola marca. Vamos a mantener los nombres, pero en marca seremos una. Tendremos las mismas tarjetas de presentación. Es un cambio cultural”, dice en su primera entrevista en inglés.

“Los buenos participantes en el mercado tienen fuertes nombres de marca. Nosotros estamos allí en términos de rendimientos de inversión y diversidad en términos de clases de activos, pero desafortunadamente no hay suficiente gente que sepa de nosotros”.

Que la unidad central del segundo gestor de activos más grande de Europa se considere de bajo perfil puede parecer extraño.

Esa situación parcialmente se debe a que dos terceras partes de los 623 mil millones de euros en activos es dinero de la empresa que se maneja para su casa matriz, pero Rossi, quien sustituyó en el cargo a Dominique-Carrel-Billiard en julio de 2013, cree que hay muchas cosas además de eso.

“Damos rendimiento, pero no estoy seguro de que la gente nos entienda siempre. Creen que somos un participante de renta fija”, dice el ejecutivo de 48 años, quien afirma que a menudo se ignoran las fortalezas de Axa IM en capital, bienes raíces y en activos múltiples de inversión.

En el almuerzo, Rossi dice que Morningstar califica 73 por ciento de los fondos del grupo con cuatro o cinco estrellas, lo que sugiere que su desempeño ha estado en el primer o segundo cuartil durante tres años.

Cree que Axa IM empieza a disfrutar de los frutos de su trabajo; 2014 fue un “buen año”, con 19 mil millones de euros de nuevo dinero neto, el segundo año consecutivo con ingresos netos, y un aumento de 56 por ciento frente a 2013. La mayor parte de este dinero de terceros fue de inversionistas minoristas.

El director general dice que los ingresos provienen de “una diversa base geográfica”, pero un elemento central de la estrategia de crecimiento de Axa es ampliar su presencia mundial. “Somos fuertes en Europa, pero fuera somos muy débiles”, admite Rossi.

Axa IM se encuentra en proceso de contratar 50 vendedores, en su mayoría en Asia y el continente americano. Este año se abrirá una oficina en México, donde el reconocimiento del nombre le ayuda a Axa, al ser la segunda aseguradora más grande, mientras que en Asia el grupo reforzó su capacidad de inversión en campos como bonos de alto rendimiento. Ahora tiene 36 fondos con registro en Hong Kong y Singapur, en comparación con solo 16 hace un año.

Rossi ve su reposicionamiento de marca como un ejercicio esencial en su avance geográfico, particularmente en EU, donde estáAxa Investment Managers, la división que Rosenberg llama hogar. “Necesitamos simplificar la forma como nos ven los clientes, para asegurar que tenemos una sola marca. No podemos gastar tres, cuatro o cinco páginas en explicar quiénes somos”.

El otro enfoque para la expansión es la región nórdica, donde Axa IM contrató un equipo de ventas de UBS para fortalecer su presencia en Estocolmo, la ciudad natal de Rossi.

De hecho, cree que su herencia, mitad sueca y mitad italiana, le ayudó en su carrera. “Los suecos tienen más orientación al equipo, son más organizados, más pragmáticos en su enfoque. Los italianos son mejores para pensar fuera de los esquemas, son más flexibles, más adaptables, pero son más individualistas. Me ayudó mucho tener esas dos culturas”, dice.

“La administración es acerca de tomar decisiones difíciles, no hay democracia, pero me ayudó a crear un espíritu de equipo”.

Esas dos fortalezas fueron necesarias para ayudarle a transformar Rosenberg, que perdió una serie de mandatos institucionales después de que tuvo que pagar 242 millones de dólares (mdd) a la Comisión de Bolsa y Valores de EU en 2001 para resolver el problema por las acusaciones de que ocultó un error en su modelo informático para sus clientes, lo que provocó que perdieran millones de dólares.

Los activos bajo la gestión de Rosenberg, alrededor de 26 mil 300 mdd hasta septiembre de 2014, todavía se mantienen inferiores a los 30 mil mdd que tuvo a finales de 2010, a pesar de un fuerte repunte en los mercados de capitales desde entonces, mientras el número de personal se desplomó de 350 a 150.

Rossi, quien dirigía la división italiana de seguros de Axa en ese tiempo, dice que el problema de codificación “tuvo un efecto pequeño en el rendimiento”, pero reconoce que pudo haberse comunicado “de otra forma”. Cree que en la actualidad los controles de riesgos de toda la compañía evitarán que se repita ese episodio.

Rosenberg disfrutó 18 meses de flujos positivos, dice Rossi, en línea con la recuperación general en el apetito de los inversionistas por los fondos y casas de inversión.

En términos más generales, las cifras publicadas la semana pasada mostraron que Axa IM aumentó 9%, para llegar a mil 125 millones de euros el año pasado, con ganancias subyacentes 23% más altas, que llegaron a 211 millones de euros, menos el impacto de Axa Private Equity, que se vendió en septiembre de 2013.

A pesar de eso, Rossi se fijó el difícil objetivo de duplicar los activos de terceros bajo gestión para llegar a 400 mil millones de euros en 2020. Al depender de los rendimientos del mercado, esto puede requerir que el grupo aumente sus ingresos netos de esta fuente de entre 15 mil y 16 mil millones de euros del año pasado.

El presidente ejecutivo considera que es “un poco más positivo” con respecto al crecimiento del mercado principal de Axa en la zona euro; sin embargo, cree que la combinación de los bajos precios del petróleo, un euro débil y el aumento de la flexibilidad del mercado laboral ayudarán al crecimiento, incluso si Francia se mantiene a la zaga en términos de reforma del mercado laboral.

623

mil millones de euros es la cantidad que la empresa concentra en un solo punto

19

mil millones de euros, los ingresos netos de la compañía durante 2014

56%

Aumento de las ganancias netas de la aseguradora con respecto a 2013

26,300

millones de dólares, número de activos de la aseguradora hasta septiembre de 2014