Apostar a la energía nuclear, pide Alemán

El cambio propuesto en México es una oportunidad sin precedente para contribuir al crecimiento económico y al desarrollo social, subraya el vicepresidente de Shell.
El empresario en la clausura de la Cumbre de Negocios.
El empresario en la clausura de la Cumbre de Negocios. (Héctor Guerrero)

Guadalajara

En el campo energético es momento de que México apueste por energías renovables, como la nuclear, aseguró Miguel Alemán Velasco, al clausurar la Cumbre de Negocios.

“Hay quienes ven el problema nuclear con temor. Por ello, consideramos de trascendencia el hecho de cambiar el miedo por información”, manifestó el empresario.

Dijo que al igual que muchos países avanzados, es necesario desarrollar una cultura que nos permita convivir, con las salvaguardas de seguridad necesarias, de esta poderosa fuente de energía.

En este contexto, el director de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Austin, informó que al cierre de 2013 las pérdidas de la paraestatal en el rubro de refinación pueden ascender a casi 100 mil millones de pesos.

Destacó la importancia de la reforma energética para convertir a Pemex en una empresa competitiva, y ejemplificó que el gas más barato permitiría bajar costos en diversos productos.

Por otra parte, el vicepresidente ejecutivo de Shell, Jorge Santos Silva, aseguró que con la reforma energética México tiene una oportunidad sin precedente que contribuirá de forma fundamental al crecimiento económico y al desarrollo social.

En la plenaria “Energía: la apertura del sector desencadenará una nueva dinámica de crecimiento”, el director de Pemex calificó de “falacia” el hecho de que algunas fuerzas políticas aseguren que la reforma energética es privatizadora, y afirmó que Pemex requiere socios, no intermediarios.

“La reforma pretende que los recursos naturales sigan siendo propiedad del país, que Pemex siga siendo una empresa 100 por ciento mexicana, igual que la Comisión Federal de Electricidad; que simplemente se pueda compartir el riesgo con la iniciativa privada”, argumentó.

Mencionó que la paraestatal cuenta con cuatro subsidarias y cada una compra bienes y servicios de forma independiente. “No somos capaces de utilizar nuestra economía a escala, a pesar de que somos la empresa más grande del país”.

Sin embargo, destacó que ya se inició un proceso de consolidación de compras que en lo que va del año generó ahorros por casi

600 millones de dólares tan solo en la adquisición de equipos que se utilizan en las cuatro filiales.

Recordó que Pemex requiere invertir 60 mil millones de dólares al año para elevar la producción de crudo de 2.5 millones de barriles diarios a 3.0 millones en los siguientes años.

Expuso que la compañía solo dispone de recursos por 25 mil millones de dólares al año y una modificación de su régimen fiscal, por el que transfiere al Estado más impuestos que las utilidades que obtiene; “añadiría otros 10 mil millones de dólares a su capacidad de inversión”.

“Por eso se requiere inversión privada. La otra opción es incrementar la deuda del país. Ese camino ya se recorrió y es incorrecto para México”, aseguró.

Asimismo, Lozoya Austin consideró que uno de los mayores retos para Pemex es el capital humano.

En tanto, el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, propuso una mesa de trabajo para concretar proyectos de aprovechamiento de energías alternativas en esta entidad.

El mandatario estatal expresó esta petición durante la reunión privada que sostuvo con el director general de Pemex.

Solicitó que se incrementen las importaciones de gas natural de Sudamérica, con el objetivo de asegurar el abasto de este recurso energético a la industria jalisciense y con ello dar más certidumbre a las empresas que lo requieren.

Por último, el vicepresidente de Shell dijo que en el marco de la discusión de dicha reforma, México requiere de reflexiones apropiadas y robustas que se traduzcan en la práctica en los objetivos de dicha transformación.

Los cambios que se propone el gobierno mexicano “son profundos, y todos los cambios tienen sus retos”, expuso el directivo, quien precisó que Shell observa con mucho interés este proceso.

Claves

Estructura obsoleta

El director de Pemex insistió en que claramente Pemex requiere de una reforma interna, ya que desde 1992 tiene una estructura corporativa prácticamente intacta, que no atiende la modernidad de la industria petrolera.

Ahora se importa 50 por ciento de las gasolinas, una tercera parte del gas natural, 65 por ciento de los fertilizantes y más de 60 por ciento de los productos petroquímicos.

Los grandes elementos que se quieren atender con la iniciativa es que la propiedad de los recursos naturales siga siendo de la nación. “Algunas fuerzas políticas afirman que la reforma del Presidente es privatizadora, y esto es una falacia”.