Aporta la industria avícola mexicana el 1% del PIB

La avicultura ha sido, durante los últimos treinta años, una actividad capaz de lograr una mayor disponibilidad de productos alimenticios.

Guadalajara

La industria avícola mexicana es un sector estratégico para la economía del país ya que aporta el 1% del Producto Interno Bruto (PIB) y genera 6 de cada 10 kilogramos de proteína animal que consumen las familias mexicanas, afirmó Jorge García de la Cadena, presidente de la Unión Nacional de Avicultores (UNA).

Al inaugurar el 51º Congreso Nacional de Avicultura que se realiza en Bahía de Banderas, Nayarit, en el que estuvo presente José Calzada Rovirosa, titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA); Roberto Sandoval Castañeda, gobernador del estado y José Gómez Pérez, presidente municipal, el dirigente de la UNA destacó la determinación que ha tenido esta industria para enfrentar desafíos como las pérdidas económicas derivadas del brote de influenza aviar.

“La avicultura ha sido, durante los últimos treinta años, una actividad capaz de lograr una mayor disponibilidad de productos alimenticios. Pero no sólo ha logrado este resultado. También la industria avícola ha hecho posible que el huevo de plato y la carne de pollo mantengan los precios más bajos del mercado pecuario y los que mayor volumen ofrecen al poder adquisitivo del salario mínimo”, aseguró José Calzada Rovirosa, titular de la SAGARPA.

“Hoy la industria avícola luce sólida y pujante, por lo que reafirmamos nuestro compromiso con México”, afirmó García de la Cadena.

El presidente de la UNA explicó que una de las prioridades de su administración ha sido fortalecer y preparar a la industria para cualquier eventualidad sanitaria.

“Desde hace varios meses, la Unión Nacional de Avicultores y la SAGARPA hemos trabajado en el Programa Nacional de Sanidad y Producción Avícola 2015-2018, el cual tiene por objetivo primordial erradicar la influenza aviar de alta y baja patogenicidad en México”, señaló.

Uno de los instrumentos de prevención para alcanzar dicha erradicación es una vacuna de nueva generación, la cual se encuentra en desarrollo y estará disponible pronto con los avicultores. “Esto nos llevará sin duda a recobrar los mercados de exportación que tenía la industria hasta antes de los brotes de influenza aviar”, subrayó el Presidente de la UNA.

El líder de la UNA agregó que a principios de octubre se creó el Fideicomiso para la despoblación avícola por contingencia sanitaria, el cual permitirá enfrentar las enfermedades aviares cada vez más agresivas con las aves, de una manera más sólida.