Amenaza "antidumping" de EU a sector cañero

El 3 de junio ese país concedió una prórroga para definir las antisubvenciones para el producto de México, que se cumplió ayer y hoy debe darse a conocer.
Ya no detendrán la molienda de caña
(Milenio Digital)

México

Si Estados Unidos impone una cuota antidumping al azúcar mexicano hará inviable la exportación y pondrá en riesgo de quiebra a este sector, afirmó el presidente de la Unión Nacional de Cañeros, Carlos Blackaller Ayala.

“La consecuencia será un trastorno en la comercialización de la producción nacional del ciclo siguiente y me atrevo a señalar que pone en alto riesgo de quiebra general a prácticamente todo el sector”, afirmó.

El líder cañero agregó que, de imponerse esa sanción a los productores mexicanos, se afectarán alrededor de 500 mil empleos directos y más de 2 millones de ocupaciones laborales indirectas, distribuidas en 16 estados y 230 municipios, donde habita 10 por ciento de la población mexicana.

Dijo que México está en condiciones de exportar a Estados Unidos alrededor de 1.5 millones de toneladas por cada ciclo de azúcar, y de verse restringido ese mercado no será posible colocarlos en otros, lo cual afectará a más de 170 mil productores, en su mayoría pequeños y medianos.

El dirigente cañero dijo que si se impone una cuota antidumping al azúcar mexicano, la única solución para equilibrar el mercado de endulzantes es que también se pongan restricciones al jarabe de fructosa proveniente del país vecino.

“El azúcar de importación de Estados Unidos no es tan significativo, en tanto que de jarabe de fructuosa se compran alrededor de mil 200 toneladas anualmente”, explicó.

El líder cañero dijo que es necesario que ambos gobiernos lleguen a un acuerdo para solucionar el problema, mismo que podrá ser una suspensión o establecer una exportación mínima hacia el país del norte.

“Nuestra expectativa es que ambos gobiernos pudieran alcanzar algún acuerdo, un arreglo en el marco de las circunstancias y reglas de comercio adecuado al desarrollo de las industrias de edulcorantes de ambos países”, subrayó.

Puntualizó que ese arreglo puede ser un acuerdo de suspensión, que significa que la demanda sigue en pie, pero se sigue trabajando bajo ciertas condiciones, o se establecen volúmenes mínimos de exportación que afecten a los productores, pero tampoco sobreoferten el volumen de exportación a ese mercado.

Al iniciar agosto la exportación de azúcar sumaba 2 millones 200 mil toneladas en todos los mercado en los que participa México, entre producto de este ciclo y del ciclo pasado que estaba disponible ante una sobreoferta.

El l3 de abril de 2014, la Comisión Internacional de Comercio de EU publicó, en el Federal Register, o diario federal, el inicio de una investigación antidumping y otra sobre antisubvenciones contra la importación de azúcar procedente de México.

En respuesta, el 18 de abril, México presentó ante dicha comisión un testimonio oral durante la audiencia preliminar respecto a las investigaciones por dumping y subsidios contra el azúcar de México.

En ese entonces, el gobierno mexicano, encabezado por la Secretaría de Economía, señaló que la industria azucarera estadunidense no sufrió daño por las importaciones procedentes de México, y puntualizó que las investigaciones podrán afectar el delicado balance en el comercio de edulcorantes con Estados Unidos.

El 3 de junio de 2014, el Departamento de Comercio de Estados Unidos concedió una prórroga para emitir la determinación preliminar de la investigación antisubvenciones contra el azúcar procedente de México, la cual se estableció hasta el 25 de agosto, para darse a conocer un día después.

El testimonio del gobierno de México señaló que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte creó un mercado de edulcorantes altamente integrado, en el que exporta azúcar e importa fructosa de Estados Unidos.

“Ese sistema ha funcionado de manera exitosa, en beneficio de los productores, usuarios y consumidores de edulcorantes en ambos países”, afirmó la Secretaría de Economía.

La dependencia agregó que en la audiencia participaron representantes de la Cámara Nacional de la Industria Azucarera y Alcoholera y el Fondo de Empresas Expropiadas del Sector Azucarero, “que presentaron ante la comisión los argumentos de derecho y los factores económicos que demuestran que la investigación no tiene sustento, y que, por lo tanto, debería ser desechada por la autoridad estadunidense”.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]