Amiju: jugueteros que no innoven sobrevivirán solo seis meses en el mercado

Las redes sociales o sagas cinematográficas ayudan a posicionar tendencias de consumo de productos para niños, dice especialista.
Establecimiento en la Ciudad de México.
Establecimiento en la Ciudad de México. (Daniel Cruz)

México

La efímera duración de los juguetes de nueva generación provoca que los fabricantes que no invierte en innovación y diseño desaparezca en seis meses, indicó Miguel Ángel Martín González, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete (Amiju).

Según Martín González, esa situación pone en aprietos a cientos de jugueteros del país, que figura como el tercer exportador de estos artículos. La industria mexicana calcula ventas por 2 mil 300 millones de dólares al cierre de 2014 y emplea a más de 30 mil personas de forma directa.

El Consorcio Europeo para la Competitividad y Políticas Industriales de Sustentabilidad estima que México gasta más de mil 500 millones de euros en juguetes, con una producción de casi 790 millones de euros. Esto quiere decir que en la práctica, México apenas consume la mitad de los juguetes que fabrica.

En general, dice la firma de inestigación Euromonitor, 28 por ciento de las ventas de juguetes y juegos de fabricación nacional se vende en el país y se exporta bajo acuerdos de licenciamiento. Los principales jugadores del mercado legal son Lego y Hasbro, entre otras marcas.

Según la Amiju, Nuevo León, Baja California, Jalisco, Estado de México y Puebla son los principales productores, al concentrar entre 80 y 85 por ciento.

Refirió que, a reserva de las cifras oficiales que serán publicadas a más tardar el 10 de enero de 2015, en la industria del juguete se estima un incremento de 4.1 por ciento en ventas respecto al año anterior.

Martín González mencionó que la innovación y el desarrollo de nuevos productos, así como la ingeniería y aplicación de todas las tendencias de nuevos juguetes, entre ellos los eléctricos y electrónicos, mismos que ya se producen en algunos puntos del país, son parte del reto de lograr que las empresas sean más competitivas en el mercado.

“Los electrónicos son una categoría nueva dentro de la familia de juguetes, donde hay un nuevo bebé, que son los electrónicos y tabletas; el bebé del siglo XXI, de tal manera que como es nuevo es el que más crecimiento registra”, detalló.

Juan Carlos Rivera, director del Departamento de Administración, Mercadotecnia y Negocios Internacionales del Tecnológico de Monterrey, afirmó que ahora los niños tienen algo que la tecnología les ofrece: jugar a ser adultos.

Para Rivera, la creciente tendencia por juguetes más sofisticados tiene carácter social, cultural y de evolución tecnológica, pues además de imitar a los padres existe en el mercado la oportunidad de tener artículos que permiten mantener un interés permanente.

Recordó que la aparición de ese tipo de juguetes se dio con los Tamagotchi, una mascota virtual creada en los años 90, que generaron en los consumidores una extensión lateral del consumo y de lealtad de la marca, donde con ayuda de la mercadotecnia se genera en los niños una responsabilidad como si fueran adultos.

Mencionó que las redes sociales o las películas de diversos personajes también ayudan a posicionar ese tipo de tendencias y de consumo, sobre todo al ser ellos unos “nativos digitales” y no como la mayoría de los adultos.

En este sentido, la agencia de investigación de mercado De la Riva Group indica que los robokids —niños y adolescentes de cinco a 18 años— están enganchados por la práctica de la robótica y son inspirados por dibujos animados, cómics, películas o simplemente el contacto constante con tecnología.

“Uno del grandes artífices de la industria es el cine, las películas, las series, las caricaturas, las cuales han marcado la pauta, pues entre 80 y 90 de los productos están orientados a ese mercado”, coincidió el presidente de la Amiju.

El éxito de marcas como Frozen impulsó a Hasbro a una nueva relación de mercadotecnia con Disney Consumer Products para las populares franquicias de Disney Princess y Frozen.

En tanto, Martín González, el líder de la industria, detalló que parte de este desarrollo tiene relación con el nivel de exportación que tiene México, con un valor de alrededor de mil 600 millones de dólares, a Estados Unidos, Canadá y otros países.

No obstante, mencionó que el juguete tradicional sigue vendiéndose, puesto que una tablet no puede sustituir a una pelota; mientras la primera entretiene, la segunda ayuda a desarrollar habilidades psicomotrices, además de estimular la imaginación, y de ello los padres son conscientes.

COMPRAS DE TEMPORADA

Esta temporada decembrina el ticket promedio de cada consumidor mexicano en los comercios ofrece dos lecturas: sin juguetes o con juguetes. En el primer caso el carrito de compras rondará la media de 272 pesos, dice Nielsen, una firma de investigación de mercados. Pero en el segundo la registradora marcará en promedio 611 pesos.

Nielsen, en su reporte Ventas decembrinas, informa que este mes el gasto comercial crece 43 por ciento contra el gasto promedio anual, y el principal motor de este consumo es la categoría de juguetes, que representa 52.6 por ciento de la venta incremental.

La industria juguetera nacional estará mirando esa relación, pues, según sus líderes, los nuevos modelos de entretenimiento infantil, desde las redes sociales hasta los dispositivos electrónicos, compiten por ganar la atención de sus principales clientes.