Alemania avala rescate financiero de Grecia

El parlamento aprueba la medida, pese a una “pequeña rebelión”.
El presidente de EU recibió en la Casa Blanca a la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel.
(Gary Cameron/Reuters)

Berlín

El viernes la canciller alemana, Angela Merkel, enfrentó un creciente desacuerdo sobre su política de rescate de la eurozona, después de que 32 legisladores votaron en contra de la extensión del rescate financiero de Grecia.

Aunque la extensión de cuatro meses se aprobó con una cómoda mayoría de 542 votos a favor, de un total de 587 legisladores del Bundestag (Parlamento Federal de Alemania), hubo una considerable rebelión dentro de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU), de Merkel y su partido hermano, Unión Social Cristiana. Hubo 13 abstenciones.

El disenso en el Bundestag aumentó desde la votación para la aprobación del segundo rescate financiero de Grecia en 2012, cuando 13 miembros del bloque demócratacristiano y cuatro miembros de sus socios de la coalición, los Demócratas Libres, votaron en contra.

El ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, invocó a Segunda Guerra Mundial y dijo: “En 70 años desde la catástrofe, la catástrofe alemana, nosotros los alemanes debemos hacer todo lo posible para garantizar que Europa siga unida”.

Sin embargo, el funcionario alemán no escondió su irritación con el gobierno griego, y dijo a los legisladores alemanes que la retórica de la campaña electoral en ese país no hizo que esa tarea fuera más fácil.

Al referirse a la labor de mantener unida a la eurozona, Schäuble dijo: “No podemos hacerlo solos, debemos convencer a nuestro pueblo de que esto funcionará a largo plazo, por tanto, los demás deben hacer lo necesario para garantizar que sigamos en el camino correcto”.

Atenas cuenta con la extensión para destrabar 7 mil 200 millones de euros en los pagos de rescate en junio. La noche del jueves, en la capital griega, varios cientos de izquierdistas de línea dura marcharon hacia el parlamento para protestar contra el nuevo acuerdo que logró el gobierno de Syriza con los acreedores internacionales.

“No al nuevo acuerdo para extender el memorando (rescate), el acuerdo de préstamo y la supervisión del rescate”, se leía en una pancarta.

La protesta, organizada por el partido de extrema izquierda, Antártida se tornó violenta cuando grupos de manifestantes empezaron a lanzar bombas molotov y atacaron tiendas en una calle de comercio de lujo.

Fue la primera manifestación contra el gobierno desde que Syriza llegó al poder después las elecciones generales anticipadas del mes pasado.

La policía acordonó el área pero no intervino, acorde a la política del nuevo gobierno de medidas policiales “más suaves” para las manifestaciones.