Alarma por apalancamiento alto en los fondos de bonos

El Fondo Monetario Internacional insta a los gestores a ser más transparentes en cuanto a porcentajes reales de las operaciones.
El informe en del FMI en la web de la Reserva Federal.
El informe en del FMI en la web de la Reserva Federal. (Shutterstock)

El Fondo Monetario Internacional instó a los gestores de fondos a que sean más transparentes respecto al apalancamiento que utilizan en los fondos mutuos de bonos, en medio de las preocupaciones de que esos niveles pueden ser suficiente altos para provocar una crisis.

Según la investigación del FMI, los fondos de bonos aumentaron significativamente el uso de derivados desde la crisis financiera global.

Eso puede llevar a altos niveles de apalancamiento, donde los fondos adquieren obligaciones potenciales más grandes que los activos que tienen. Sin embargo, solo a través de una observación minuciosa de los apéndices de los informes anuales revela algún indicio del tamaño de esa actividad.

“Mientras menos transparentes son las cosas, mayor es el riesgo de sorpresas negativas”, dice Fabio Cortes, economista del departamento de mercados monetario y de capitales del FMI, quien publicó un post donde insta a los reguladores a exigir una mayor apertura sobre el uso de derivados de los fondos.

Mara Dobrescu, analista de fondos de Morningstar, dice: “Si observas la ficha técnica de un fondo, no hay información sobre las posiciones de derivados. Este es un dato que realmente no quieres que se relegue a un pie de nota.

La investigación de FTfm muestra que una serie de grandes fondos de bonos principales registraron altos niveles de apalancamiento en sus informes anuales.

El fondo Fixed Income Global Opportunities, de BlackRock, tuvo un apalancamiento promedio de 746 por ciento durante 2014.

El fondo Global Bond ex-US, de Pimco, y Global Strategic Income Bond Portfolio, de Goldman Sachs tuvieron un apalancamiento de 468 y 674 por ciento, respectivamente, durante el mismo periodo.

Aunque esos niveles de apalancamiento son comunes, porque el uso de derivados es común, no todos los fondos de bonos adoptan el mismo enfoque. Los EFT (fondos cotizados) de renta fija de Vanguard y los fondos de bonos de Templeton evitan cualquier uso de derivados.

La información sobre el nivel de apalancamiento, aunque escasa, solo está disponible porque es un requisito bajo la legislación Ucits que regula la industria de fondos minoristas en Europa.

En EU no existe el requisito de hacer ese tipo de revelaciones, aunque la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), el regulador, dijo en diciembre que considera cambiar eso.

La propuesta de la SEC limitará el uso de derivados que hacen los fondos y les va a exigir implantar medidas de gestión de riesgo, lo que va a resultar en una mayor protección para los inversionistas.

“Los derivados pueden aumentar los riesgos para un fondo, incluidos los relacionados con el apalancamiento, así que es importante exigir a los fondos el monitoreo y que la gestión de derivados se relacione con el riesgo y limitar su uso”, dijo Mary Jo White, quien preside la SEC, cuando anunció el plan.

Los defensores argumentan que hay dos razones por las que eso es importante. En primer lugar, los inversores deben tener disponible una información valiosa antes de colocar dinero en un fondo.

El riesgo no es solo perder dinero por malas apuestas, dice Daniel Davies, asesor senior de investigación de Frontline Analysts.

“El riesgo que agregan los derivados no apalancados son operativos: la complejidad y administración, además de un posible riesgo de contrapartida si no se publica diariamente la garantía. No son nada”.

Las grandes casas de fondos, como BlackRock y Pimco, probablemente tienen los recursos para manejar los riesgos operativos, y su historial sugiere que saben hacerlo, pero no es algo que se pueda encapsular en una sola medida.

Dobrescu dice sobre el fondo Pimco: “Tiene un alto uso de derivados, en parte por su tamaño, lo que significa que tiene que usarlos para hacer a un lado los problemas de liquidez. Pero Pimco tiene la infraestructura, la experiencia, la fuerza laboral para monitorear esto, así que estamos cómodos con ello”.

El segundo problema, la principal razón por la que el FMI quiere mayor transparencia, es que es imposible tener una idea de si ese alto nivel de apalancamiento suma un riesgo sistémico al mercado de bonos, que ya batalla con su liquidez.

Vemos esto como el amplificador de riesgo”, dice Cortes. “Puede exacerbar las pérdidas de los inversionistas” en un evento de un desplome del mercado, agrega.

La mayor parte de los fondos que muestran altos niveles de apalancamiento invierten en una amplia gama, desde bonos del Tesoro de EU hasta bonos de mercados emergentes o bonos basura y valores respaldados con activos. Esto es otro motivo de preocupación. “Son un multisector, lo que puede aumentar el riesgo de contagio”, dice.

Pero los altos niveles de apalancamiento de los fondos que revelan esos datos tal vez no son tan alarmantes como parece, según analistas independientes. La forma como se calcula el apalancamiento significa que es imposible saber a partir de ese número cuánto riesgo suman los derivados al fondo.

Bajo las reglas de Ucits, el apalancamiento se debe calcular sobre una base de exposición bruta, lo que significa que los valores de todos los derivados se suman en conjunto, sin importar si realmente aumentan el riesgo. Ya que los derivados a menudo se usan para cancelar otros derivados, lo que limita el riesgo, esto puede exagerar la cantidad de apalancamiento.

“Esa cifra es difícil de interpretar sin saber cómo se compensan esos derivados”, dice Dobrescu.

“Los valores del mercado de derivados se suman, sin importar si se usan para posiciones de largo o corto plazos. Esto es un buen ejemplo de la situación donde los inversores se benefician de una divulgación más significativa o granular”.

Davis es igualmente optimista. “Hay una tendencia de que la gente confunda una crisis con la pérdida de una gran cantidad de dinero”, dice.