Agentes aduanales, tras certificación por nuevas reglas

Hoy tenemos cerca de 400 especialistas, de un padrón de 900, en proceso de profesionalización en casi un año; para los próximos seis meses prevemos cuando menos contar con 30 certificados y al ...
“Vivimos reformas nunca vistas en la historia de nuestro país y todas favorecen la inversión”.
“Vivimos reformas nunca vistas en la historia de nuestro país y todas favorecen la inversión”. (Jorge González)

México

El presidente de la Confederación de Asociaciones de Agentes Aduanales de la República Mexicana
(Caaarem), Víctor Gamas Luna, habla en entrevista sobre la tarea que desempeñan los agentes aduanales y de otros temas para saber lo que pasa a un año de la entrada en vigor de las reformas a la ley en esa materia.

Además, fungió de 2005 a 2007 como Vicepresidente del Comité Ejecutivo Nacional de la Caaarem.

Víctor Gamas Luna es un sonorense, contador público egresado del Tecnológico de Monterrey y licenciado en comercio exterior por la Secretaría de Educación Pública, desde 1994 es agente aduanal, profesión que eligió para seguir los pasos de su padre y abuelo.

Hoy dirige la empresa Grupo Gamas, agencia aduanal fundada en Nogales, Sonora, en 1942 y representa a los 900 agremiados de la Caaarem.

¿Qué papel juega el agente aduanal en el comercio exterior?

En el polo de desarrollo que representa 65 por ciento del PIB, el gremio es coadyuvante de la autoridad y representantes de los importadores. No estamos en los puentes ni en las máquinas que seleccionan el rojo o el verde; no correteamos a los ilegales.

Movemos mercancías y participamos en la cadena de suministro de las empresas. Vivimos reformas nunca vistas en la historia de nuestro país y todas favorecen la inversión; los empresarios extranjeros hoy encontrarán oportunidades en nuestro país y de igual forma tenemos la responsabilidad de generar esas oportunidades.

El volumen de crecimiento del comercio en México se ha multiplicado seis veces en 20 años, a partir del Tratado de Libre Comercio con América del Norte, y el resto de los tratados que se han firmado con otros países. Somos exigentes en el cumplimiento en materia aduanera en todos los campos que nos toca participar; queremos mejores autoridades, instalaciones e infraestructura, y también exigimos mejores importadores y exportadores y procuramos que ellos actúen bien. Eso es lo que procuramos, siempre nos apegamos a las buenas prácticas, al marco normativo y legislativo, y quien nos monitorea y hacer cumplir es la autoridad, pues en cada uno de los despachos aduaneros vigila que cumplamos, y para eso tenemos una Ley Aduanera que nos regula.

¿Puede un país vivir sin el agente aduanal?

Es una figura que existe en todos los países, juega un rol de intermediario y es importante para una correcta declaración de impuestos; las empresas tienen la elección de decidir si utilizan a un agente aduanal o actúan de manera directa; es un convenio internacional. Normalmente en los países, 90 por ciento de la actividad es mediante los agentes aduanales; es un indicador que te dice si el agente aduanal es una figura necesaria o no; lo importante es que se tenga esa libertad de elegir. El agente aduanal agrega valor, aporta al beneficio de la empresa con el outsourcing profesional y certificado que le brinda seguridad jurídica y fiscal a su negocio.

¿Cómo van con la certificación?

Más de 350 agentes aduanales trabajan con el Ipade para ser mejores profesionistas o empresarios. Con ese desarrollo marcamos tendencia hacia la certificación de los agentes aduanales y trabajamos en un sistema de autorregulación, un esquema en el que, como cámara, les brindemos a los agentes aduanales una herramienta de autorregulación; nosotros mismos como organismo nos estamos certificando y les estamos dando un nivel de estatus de preparación, en el que tiene que cumplir con ciertos elementos que son definidos por la Organización Mundial de Aduanas (OMA).

En ese apego al marco regulatorio que define la OMA lo estamos aterrizando en nuestro país, a partir de la certificación, que es una autorregulación gremial; estamos preparando a los miembros para que puedan certificarse ante la Secretaría de Hacienda, pues es algo que aporta a que México tenga un comercio mejor.

Hoy tenemos cerca de 400 agentes aduanales, de un padrón de 900, en proceso de certificación en casi un año; para los próximos seis meses prevemos cuando menos tener 30 certificados y al finalizar el año completar los 60.

¿Hay más empresas que trabajan mediante el apoderado legal?

Es algo que ha existido siempre. Pueden hacerlo mediante el apoderado legal o el agente aduanal; con la reforma a la Ley Aduanera el apoderado desapareció para trascender a un representante legal.

La diferencia es el procedimiento para recibir la autorización, antes como apoderado tenías que cumplir con unos requisitos que toma tiempo y dedicación, hoy el presentante legal es nombrado directamente por la empresa para representar el comercio exterior, pero es lo mismo.

¿Cuántos apoderados hay?

Llegaron a ser 3 mil apoderados aduanales, para un padrón de 60 mil empresas, que son las del registro de importadores en el país. Ellos siguen actuando, lo que ahora no se puede tener es más apoderados; hoy solo se puede tener nuevos representantes legales. Ahora tenemos dos formas de actuar con las aduanas: de forma directa, mediante un representante legal, o indirecta, con un agente aduanal.

¿Los representantes legales también tienen que pasar por un proceso de certificación?

No. Se recomienda a las empresas que, por seguridad jurídica y fiscal, debe vigilar cómo hacer negocios con las aduanas y no por facilidad caer en la idea de que actuar de manera directa es lo mejor; se requiere la asesoría de un agente aduanal que aparte de todo es responsable y solidario de sus actos, es decir, llevamos una responsabilidad solidaria sobre lo declarado, a diferencia del representante legal, que actúa a nombre de la empresa.

Por eso tenemos que hacerlo bien, porque vamos juntos; debemos tener cuidado, para ello tenemos muchas herramientas basadas en la tecnología que generan seguridad y certeza jurídica. Todo lo que capturamos en el sistema de llenado de las declaraciones (pedimentos) se verifica de manera electrónica, y eso genera seguridad y certeza.

De hecho, nuestra confederación cuenta con un sistema electrónico de administración de datos que podemos presumir que es el más eficiente de todo el país, porque es el más robusto y eso lo dicen los mismos indicadores de la Secretaría de Hacienda en el grado de detección de errores que se generan.

¿Cómo funciona?

Es un sistema electrónico. Son computadoras que funcionan en la sede de la Caaarem, con copia en la ciudad de Apodaca, Nuevo León; es todo un piso de computadoras en el que trabajan más de 45 personas, que son desarrolladores, de soporte técnico, monitoreo y asesoría.

Es un cuarto de computadoras grandotas que contienen toda la información de los pedimentos, que son las transacciones que suceden en las aduanas y mediante los agentes aduanales miembros de la confederación. Procesamos cerca de 8 millones de pedimentos al año, que equivalen a casi 30 millones de transacciones y operaciones, mediante 35 campos; es un sistema eficiente que trabaja en tiempo real.