Adigas alista plan para importar gas LP barato

A partir de enero se liberará el sector y los gaseros seguirán comprando el insumo a Pemex, aunque meterán importaciones a su mezcla.

México

Con el fin de conseguir mejores precios en la importación de gas licuado de petróleo, las pequeñas y medianas empresas del sector formarán un pool de compras, dijo el presidente de la Asociación de Distribuidores de Gas (Adigas), Víctor Figueroa.

“Vamos a juntar los volúmenes de compra de todos para ser un comprador de mucha cantidad y obtener un precio mejor de lo que se tendría en lo individual”, añadió.

Son las 60 empresas que conforman la Adigas las que irán bajo este esquema de importación, principalmente para abastecer la región norte del país, con producto de Texas, dijo Figueroa en plática con MILENIO.

A partir del 1 de enero se permitirá la libre importación de gas LP, por lo que las empresas ya están delineando su estrategia comercial.

“Vamos a poder comprar de diferentes fuentes y Pemex va a seguir siendo un jugador importante, porque tiene la producción y la infraestructura”, dijo.

Así, el mercado de gas LP entrará en un esquema similar de las gasolinas por la liberación de precios e importación. Los empresarios buscarán complementar sus fuentes de abasto y Pemex será un proveedor importante.

Figueroa precisó que se va a tratar de una combinación de fuentes de abasto, parte del extranjero y parte de Pemex, cuya producción se ocuparía en el sureste, pues ahí hay infraestructura nacional. La zona norte la cubrirán con gas de importación.

De acuerdo con la Secretaría de Energía (Sener), la expectativa de comprar gas LP barato de EU en 2014-2028 se debe al desarrollo del hidrocarburo a partir de lutitas (shale).

En 2013, los precios de seguro y flete para este recurso traído de EU eran más baratos que el de otros proveedores, tanto de propano como de butano.

De acuerdo con Pemex, el país no produce todo el gas LP que necesita, por lo que tiene que importar casi una tercera parte de la demanda, principalmente de EU. En 2014, el país importó en promedio 85 mil barriles diarios de gas LP, un 7 por ciento más que en 2013. Asimismo, en 2014 el costo de importación sumó mil 729.3 millones de dólares.

Respecto a la infraestructura, mencionó que será más viable rentar la capacidad sobrada de otros participantes, principalmente en la parte de ductos, pues en cuestión de almacenaje sería improductivo hacer más, ya que actualmente no se ocupa toda, debido a que la demanda de gas LP ha caído.

El mercado del gas LP llegó a vender 10 millones de toneladas al año. En 2015 serán 8 millones y se espera que el próximo año caiga a 7 millones por la entrada de combustibles como el gas natural, dijo Figueroa.

“La infraestructura que veníamos operando hace seis o siete años hoy está 20 por ciento sobrada, por lo que en caso de importar podríamos ocupar de colchón esa capacidad”.

En lo que se refiere al transporte de gas LP mediante ductos, la Comisión Reguladora de Energía tiene registrados cuatro permisos, los cuales están ubicados en Nuevo León (TDF), Tamaulipas (TDF y Penn Octane de México) y Veracruz (Ductos del Altiplano), y el permiso de PGPB (SNGLP) que abarca Jalisco, Guanajuato, Puebla, Querétaro, Hidalgo, Estado de México, Tlaxcala, Veracruz, Tabasco y Chiapas.

En México el transporte depende en gran medida del ducto troncal Cáctus-Guadalajara (LPG ducto) que tiene una capacidad de transporte máximo de 242 mil de barriles diarios.

Por otra parte, Figueroa comentó que a  Adigas le preocupa la propuesta de las grandes firmas de gas LP de desaparecer los cilindros genéricos y la entrada de unidades con marca. Esto implica que el consumidor tenga que comprar al dueño del tanque su gas, cuando antes lo hacía con varios proveedores. Esto, dice,  podría provocar actos monopólicos.

“Si las pymes tenemos problemas de mercado seremos desplazados y, sin competencia, se sabe que nace un Telmex”, dijo Figueroa. “Se estaría privilegiando un esquema comercial que favorece al que tiene más dinero y no a quien da el mejor servicio”.

Para las 60 empresas de la Adigas, la venta de cilindros representa 65 por ciento y el restante 35 por ciento es servicio a tanques estacionarios.

De acuerdo con Figueroa, en México existe un parque de 24 millones de cilindros genéricos que representan una inversión de 11 mil millones de pesos. Esa preocupación se acentúa pues además de las grandes empresas nacionales también se espera la llegada de extranjeras.  




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]