Acusan a Fiat Chrysler de inflar sus datos de ventas

En julio pasado la Autoridad de Tráfico de Carreteras de EU multó a la compañía por lo que llamó “un patrón de mal desempeño” en los retiros de vehículos para revisión.
Estados Unidos es el mayor mercado de la armadora italo-americana.
Estados Unidos es el mayor mercado de la armadora italo-americana. (Kevin Lamarque/Reuters)

Londres

Ayer, las acciones de Fiat Chrysler Automobiles cayeron hasta 10 por ciento y se suspendieron dos veces en Milán en medio de una alta volatilidad en las acciones de automóviles y las noticias de una demanda en Estados Unidos, donde se acusa a la automotriz italo-estadunidense de inflar sus cifras de ventas.

Las acciones de las automotrices europeas estuvieron bajo presión en medio de una caída en el índice Eurofirst 300 y la noticia de que investigadores franceses registraron las oficinas de Renault en una investigación que se relaciona con el escándalo de emisiones de VW.

El precio de las acciones de Fiat Chrysler cayó después de un informe en Automotive News de que el martes se presentó una demanda en Estados Unidos donde se acusa a la compañía de ofrecer a los distribuidores grandes sumas de dinero para informar como vendidos los vehículos que no se vendieron.

Fiat Chrysler dijo en un comunicado que la acusación en la demanda es “infundada”. Agregó que “La compañía confía en la integridad de sus procesos de negocios y los acuerdos con los distribuidores, y tiene la intención de defender de manera enérgica esta acción”.

Después de las dos suspensiones temporales, las acciones de Fiat Chrysler cayeron 7 por ciento para llegar a 6.90 euros la tarde de ayer.

Estados Unidos es por mucho el mercado más importante de Fiat Chrysler. Cerca de 85 por ciento de las ganancias antes de intereses e impuestos de la compañía se generan en EU dada la popularidad de sus vehículos deportivos utilitarios Jeep y las camionetas pick up Ram.

Chrysler, la división estadunidense de la empresa que cotiza conjuntamente en Milán y Nueva York, registró aumentos en sus ventas en 69 meses consecutivos —con base en comparaciones año con año— después de recuperarse de la bancarrota durante la crisis financiera. En la demanda en contra de Fiat Chrysler, que presentaron en Chicago varios concesionarios de Napleton Automotive Group, se alega que el fabricante de automóviles “solicitó activamente” a los distribuidores que entraran a un “plan de crecimiento de volumen” que falsearan sus informes de ventas.

La demanda dice que los informes de ventas falsas ocurrieron durante el último día de cada mes, antes de que los distribuidores “se echaran para atrás” en las siguientes 24 horas, y las transacciones se desplegaran “antes de que la garantía de fábrica de los vehículos se procesara para que empezara a correr”.

También dice que este tipo de práctica se realizó con la cooperación total de los gerentes de Fiat Chrysler en EU.

En su defensa, Fiat Chrysler señaló que la demanda se presentó cuando la compañía discutía con Napleton “la necesidad de cumplir con las obligaciones bajo algunos de sus acuerdos con distribuidores”.

La Bolsa Italiana dijo que suspendió las acciones de Fiat Chrysler después de que se presentó una “volatilidad excesiva”.

La Autoridad Nacional de Seguridad de Tráfico en las Carreteras de EU golpeó a Fiat Chrysler con una multa récord en julio pasado sobre lo que el regulador llama “un patrón de mal desempeño” en retiros de vehículos para su revisión y  la reparación de vehículos defectuosos.

10%

cayeron las acciones de la automotriz ayer para llegar a

6.90

euros tras la demanda presentada en Chicago.

 

Información adicional de Rachel Sanderson en Milán.