Acero confronta al sector automotriz y a siderúrgicas

Mientras que la AMIA asegura que las presiones de las empresas acereras afectarán al sector; Altos Hornos de México dice que las armadoras importan el 89 por ciento del producto que necesitan.
Industria automotriz.
México tiene capacidad para producir hasta 5 millones de autos, dice la AMIA (Especial )

Ciudad de México

Mientras que la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz expresó su "enorme preocupación" ante la posibilidad de que la presión de las acereras mexicanas modifique las condiciones de la importación de acero, lo que pondría en riesgo al sector; Altos Hornos de México comentó que esta industria importa el 89 por ciento del acero que requiere.

El presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Eduardo Solís Sánchez, pidió a nombre de las armadoras en el país que "cualquier medida que se tome no afecte a la cadena de valor".

Argumentó en conferencia de prensa que la industria automotriz ha manifestado "su enorme preocupación por lo que pasa en la industria del acero, en el sentido de solicitar, a través de presiones al gobierno medidas unilaterales que afecten la competitividad de los usuarios".

Solís recordó que para el sector el acero es un componente fundamental, “por lo que hemos manifestado nuestra preocupación por estas presiones de las que hemos sido testigos por parte de las acereras; consideramos que cualquier medida que se tome no debe afectar a la cadena de valor”.

Sobre estas afectaciones que argumentó la AMIA, Altos Hornos de México comentó por escrito que “este sector no tendría ninguna afectación, dado que el 89 por ciento de los aceros que utiliza son importados y provienen de países con los cuales México si tiene tratados comerciales”.

Hasta donde se conoce, agregó la empresa en su respuesta, Eel sector automotriz no ha estado importando aceros en condiciones de comercio desleal, a precios menores que los reales o de menor calidad, porque esto se habría reflejado en una disminución en los precios o en la violación  de los rigurosos estándares de calidad de los vehículos”.