Accionistas urgen a dividir operaciones de farmacéuticas

Gana terreno el enfoque de que es mejor concentrar los recursos en negocios de mayor margen para la creación de medicamentos.
El corporativo central de Novartis, en Basilea, Suiza.
El corporativo central de Novartis, en Basilea, Suiza. (Shutterstock)

Londres y Nueva York

Algunos de los grupos farmacéuticos más grandes del mundo enfrentan los llamados a dividir sus operaciones a favor de un mayor enfoque, ya que los accionistas presionan por tener mayores rendimientos sobre la inversión.

En los últimos días se instó a Johnson & Johnson a revisar su creciente cartera, que abarca desde aceite para bebé hasta medicamentos contra el cáncer, y se cuestionó a Novartis sobre el futuro de su operación en problemas de cuidado de los ojos.

Esta semana Pfizer actualizará a los accionistas sus planes para una posible división, mientras es posible que se presione a GlaxoSmithKline para que considere una medida similar.

Los cuatro casos son parte de un debate más amplio: ¿las compañías deben cubrir los riesgos del desarrollo de medicamentos al diversificarse en mercados adyacentes, como lentes de contacto (Novartis), pasta de dientes (GSK) e implantes de rodillas (Johnson & Johnson)? ¿O es mejor concentrar los recursos en las operaciones de mayor margen de creación de medicamentos?

Las ventas de activos no esenciales de varios grupos farmacéuticos en los últimos años hicieron que el segundo enfoque tenga un ascenso firme. Por ejemplo, la estadunidense Merck se deshizo de su operación de cuidado de salud de consumo —el protector solar Coppertone y los productos para cuidado de los pies Dr Scholl— para incrementar su ventaja competitiva frente a los fabricantes de medicamentos “especializados”, como Bristol-Myers Squibb, AstraZeneca y Gilead Sciences.

Por su parte, Abbott y Baxter, dos de los grupos estadunidenses de cuidado de salud diversificados, se dividieron en AbbVie y Baxalta, respectivamente, como empresas farmacéuticas independientes.

Incluso las farmacéuticas que se mantienen relativamente diversificadas tomaron medidas para reducir su tamaño. Novartis (salud animal y vacunas), Bayer (plásticos), Sanofi (salud animal) y Pfizer (salud animal) se deshicieron de operaciones no deseadas o están en proceso de hacerlo.

“Vamos a seguir viendo farmacéuticas que se hacen pequeñas para crecer”, dice David Butts, director de fusiones y adquisiciones internacionales de ciencias biológicas de CMS, un bufete de abogados. “Se puede decir que es una medida hacia... la especialización, ya que las empresas liberan el valor en sus operaciones no estratégicas y después utilizan el dinero para apuntalar su actividad central”.

Esta tendencia dejó a J&J, el grupo farmacéutico con mayor diversificación, con la apariencia de que está cada vez más fuera de ritmo. La operación farmacéutica es el negocio más grande del grupo estadunidense, pero representa menos de la mitad de sus ventas totales; el resto proviene de los dispositivos médicos y los productos de consumo, como los analgésicos Tylenol y el enjuague bucal Listerine.

Los críticos dicen que ese modelo lleva a una administración confusa, ya que operaciones con diferentes tasas de crecimiento y necesidades de capital compiten recursos. En una carta abierta la semana pasada, Artisan Partners, un gestor de inversión con una participación de acciones de J&J con valor de 480 millones de dólares, instó a la división de las unidades de consumo y dispositivos médicos “para que nuevos grupos de dirección enfocados y responsables puedan conducirlos hacia el futuro”.

Sin embargo, existen pocas señales de que otros inversores corran en apoyo de la división. Alex Gorsky, director ejecutivo de J&J, dijo la semana pasada que el modelo del conglomerado fue un “importante motor de crecimiento en el pasado y esperamos que sea más importante en el futuro”.

J&J dice que se beneficia de la colaboración de investigación y desarrollo entre las diferentes partes del grupo; también presume su capacidad para comercializar conjuntamente medicamentos y dispositivos en los hospitales, lo que le da un mayor poder de negociación en un momento en que los sistemas de salud de EU buscan reducir los costos.

Matt Miksic, analista de salud de UBS, dice que siempre existirán las preocupaciones acerca de que la estructura de conglomerado de J&J la “vuelvan más lenta y más difícil de manejar”.

Los ejecutivos de J&J argumentan que la compañía no hubiera resistido la crisis financiera y tampoco su gran pérdida de patentes —la pérdida de la exclusividad de mercado de medicamentos de marca— si no fuera por la estabilidad de su división de dispositivos médicos.

“El punto de vista de la dirección es que la operación de dispositivos es una especie de ancla y generador de dinero, con un crecimiento más lento, pero menos volátil, que puede apoyar a la división farmacéutica”, dice Miksic. Sin embargo, agrega: “La razón para mantener la división de consumo es un poco más débil”.

Es probable que GSK se enfrente a preguntas similares cuando Sir Andrew Witty, su director ejecutivo, presente mañana los resultados de todo el año. Cerca de 45 por ciento de sus ingresos proviene de las vacunas y los productos de salud de consumo, incluida la pasta de dientes Sensodyne y los analgésicos Panadol.

Al igual que Gorsky, Sir Andrew sostiene que esas operaciones crearon un colchón saludable para los riesgos y la volatilidad del mercado farmacéutico, donde el fracaso en un ensayo clínico o la pérdida de una patente puede poner de cabeza a una farmacéutica especializado de un día para otro.

Además, los ejecutivos de GSK señalan las sinergias de la producción y venta de medicamentos con receta, vacunas y productos que no necesitan ésta mediante las cadenas de suministro compartidas.

Sin embargo, GSK tiene la presión de algunos inversionistas para hacer una reestructuración después de un largo periodo de mal desempeño.

Neil Woodford, un gestor de fondos británico de alto perfil y fuerte accionista en GSK, dijo a la BBC este mes que el grupo era “como cuatro empresas del FTSE 100 juntas”, y no “hacen un trabajo particularmente bueno de administración de todas las partes que la constituyen”. Al igual que J&J, no existe un gran apoyo de los inversores sobre su opinión.

480 mdd

Participación de acciones de Artisan Partners en J&J; la firma  de inversión publicó una carta en la que pidió la división de las unidades de consumo y dispositivos médicos

45%

Parte de los ingresos de GSK que proviene de las vacunas y los productos de salud de consumo, incluida la pasta de dientes Sensodyne y los analgésicos Panadol