Como piensa hoy, vivirás mañana

Qué vas a hacer el día que decidas retirarte del ámbito laboral.  Las aseguradoras ofrecen esquemas de pensión que tú puedes diseñar según tus ingresos.  Conoce los pasos a seguir.

Ciudad de México

En México, el 62 por ciento de la población económicamente activa no tiene un plan de pensiones para el retiro, de acuerdo con un informe de la Asociación Mexicana de Seguros (AMIS).

¿Tú sabes qué aspectos debes considerar antes de contratar un plan de jubilación? Si la respuesta es no, checa qué es lo que tienes que tomar en cuenta para que al final de tu vida laboral cuentes con una pensión que te ayude a sobrevivir.

El primer paso

Identificar  el tipo de plan que se ajusta a tus necesidades, ya sea obligatorio, es decir si trabajas en el sector privado y tienes una cuenta en las Administradoras de Fondo para el Retiro (Afores); voluntario, si estás registrado en la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR); o bien si no cuentas con alguno de ellos porque en tu trabajo no estás contratado por nómina, tu opción es un ahorro voluntario a través de alguna de las nueve compañías aseguradoras autorizadas en el país, bancos o sociedades de inversión.

La pensión voluntaria

Los seguros de pensión son una buena opción para las personas disciplinadas y ahorrativas, porque los pagos son fijos y para que valga la pena tienes que pagarlo durante lo que te quede de vida laboral.

Nos enfocaremos en los planes personales de retiro (PPR) que son los que ofrecen las aseguradoras y bancos. Con ellos puedes fijar una meta de ahorro y retirarla al momento de cumplir 65 años.

Antes de elegir en dónde contratarás tu plan de retiro debes de tener en cuenta diferentes aspectos, uno de ellos es que las aportaciones que hagas son deducibles de impuestos en la declaración anual, además de que los intereses también están exentos de pagar Impuesto Sobre la Renta (ISR).

El importe máximo que podrá deducirse por concepto de estímulos fiscales no podrá exceder los 152 mil pesos en el año. 

En este tipo de ahorro tú defines el esquema de aportaciones anuales -tus pagos mensuales, quincenales, anuales - y eliges el tipo de rentas que recibirás al finalizar el plan de ahorro -si quieres tu dinero cada semana, cada año y por cuánto tiempo.

Cada aseguradora tiene un diferente porcentaje de rendimiento neto. Entre más alto sea el rendimiento de tu aseguradora, el dinero invertido más crece.

 

El seguro se puede contratar desde los 18 años y hasta los 60 o 70, según la aseguradora. 

Las aportaciones son fijas y se hacen con cargo automático a tu cuenta, a través de tarjeta de crédito o débito, transferencia electrónica, pago en banco o cargo a cuenta de cheques.

Además cada plan es individual y adecuado a los ingresos y necesidades de cada cliente.

Debes considerar si el plan de retiro incluye seguro de vida para que en caso de fallecimiento dentro de la vigencia de la póliza, tus familiares puedan recibir los pagos.

Otro aspecto a tomar en cuenta es si contratarás en moneda nacional, dólares o UDIS (Unidades de Inversión que se basan en el incremento de los precios).

Una vez que consideraste cuáles son las características que se adecúan a tus necesidades debes acudir a las aseguradoras que ofrecen este tipo de seguros, como AXA, GNP, Metlife, MAPFRE, Seguros Banamex, BBVA Bancomer, HSBC, Inbursa, Seguros Monterrey, entre otros.

De acuerdo con el coordinador del Comité de Pensiones de la Asociación Mexicana de Seguros, Carlos Gay, para poder realizar el plan que más beneficie al usuario, se tienen que tomar en cuenta edad, ingresos y la cantidad que éste planee recibir al final de su vida laboral.

“En particular no hay una fórmula mágica porque depende de las características de cada persona, también de las condiciones de salud para elegir el producto más adecuado”, consideró.

Aquí una lista detallada de las aseguradoras que puedes visitar antes de tomar una decisión.

https://www.amis.com.mx/InformaWeb/IndexDocs.jsp?idRamo=5