ABM: entre la banca hay más competencia

El presidente de los banqueros, Javier Arrigunaga, admite que hay mejoras en ciertos sectores y que necesitan mayores controles de riesgo para conocer a sus clientes.
Javier Arrigunaga, presidente de la Asociación de Bancos de México.
Javier Arrigunaga, presidente de la Asociación de Bancos de México. (Octavio Hoyos)

México

Pese a la investigación de la Comisión Federal de Competencia Económica  (Cofece) sobre las condiciones de concentración del sistema bancario mexicano, al interior de este sector se compite más que en otros países, afirmó Javier Arrigunaga, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

En entrevista con MILENIO rumbo a la 77 Convención Bancaria, el también presidente de Grupo Financiero Banamex agregó que el gremio llega a su reunión anual con solidez y dinamismo pero reconociendo que se debe intensificar la competencia en ciertos sectores y contar con mayores controles de riesgo para conocer mejor a sus clientes e inclusive a aquellas empresas con las que se tenga relación.

¿Cómo está la competencia bancaria en México respecto a otros países?

La banca tiene un nivel de concentración menor al de otras industrias que también son muy competidas, si comparamos a los cinco principales bancos en nuestro país respecto a lo que sucede en otros países como España, Alemania, Australia y Brasil, tenemos menor nivel de concentración de mercado. Sin embargo, esto no quiere decir que no haya otros aspectos en los que se tenga que seguir intensificando la competencia. Los avances han sido muy grandes y existe competencia al interior del sector bancario, pero también es importante no perder de vista la importancia de preservar la estabilidad del sistema financiero, porque ésta es clave para la estabilidad de nuestro país.

A menos de dos semanas de la convención, ¿cómo llega la banca?

Traemos un buen dinamismo en términos de otorgamiento de crédito, y lo que queremos es preservarlo e incluso impulsarlo; además, la banca llega sólida, con niveles de capitalización superiores a los que observamos en el mundo, es un pilar que contribuye a la estabilidad macroeconómica del país, y de consolidarse favorablemente muchas de estas reformas, como pensamos que está sucediendo, podemos tener por delante una de las mejores décadas en términos de crecimiento para la banca, lo que son buenas noticias para el país, en términos de crecimiento económico y oportunidades de inversión para las empresas y, desde luego, esto se traducirá en beneficios para las familias.

¿Cómo mejorar los controles de originación de crédito? Hacienda ya mostró preocupación en ciertos segmentos.

Lo que nos parece que es fundamental y coincidimos con los criterios de la autoridad es que no se deben relajar los criterios de originación de crédito, es decir, que se atienda y se vea exactamente con el mismo cuidado a cualquier tipo de crédito. En el caso de los créditos de nómina por ejemplo, pueden ser vistos con una especie de preferencia por el hecho de que la institución descuenta el pago directamente de la cuenta de nómina, pero lo correcto es ver la capacidad de pago y nivel de endeudamiento, porque al hacerlo de otra manera podría impactar otros créditos que tiene esa persona y con ello afectaríamos al sistema.

¿Hay riesgo de llevar el crédito más allá de lo que permite la economía?

No hay una regla fija pero en los últimos 10 años hemos visto que el múltiplo para que el crédito crezca es tres veces lo que lo hace la economía. El riesgo de pretender empujar el crédito más allá de lo que demanda el crecimiento económico es que se crean las llamadas burbujas, y si esto se traduce en quebrantos puede implicar pérdidas para nuestros depositantes e incluso para los contribuyentes, dependiendo la severidad de la crisis.  De ahí que la banca se ha esforzado en vigilar cómo crece el crédito y que lo haga con calidad.

¿Es posible duplicar la penetración del crédito sin estos riesgos?

Un objetivo es el crecimiento del crédito, pero otro preservar la estabilidad del sistema financiero, así que lo importante es que el crédito acompañe a la economía, no hay que perder de vista que la banca presta fundamentalmente los recursos de los depositantes, por tanto, deben estar invertidos en proyectos que sean viables y sólidos, así que si pensamos en tasas del PIB cercanas a 4 o 5 por ciento y se mantienen por 10 años, es factible duplicar la penetración del crédito en la economía y estar alrededor de 50 por ciento.

¿Cómo están los controles de riesgo antilavado de dinero de la banca?

México ha sido parte del Grupo de Acción Financiera sobre el Blanqueo de Capitales por muchos años y sujeto a sus evaluaciones; no obstante, queda claro que la tendencia es tener mayores controles, exigir a la banca conocer mejor a sus clientes e incluso a los clientes de sus clientes; pensamos que la barra continuará elevándose hacia futuro, pero la colaboración internacional es indispensable.