• Regístrate
Estás leyendo: Mitos y verdades de convivir con gatos durante el embarazo
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 22:38 Hoy

Mitos y verdades de convivir con gatos durante el embarazo

¿Te han dicho que el gato puede dañar a tu bebé o que su pelo te causará alergias? ¿Te da miedo la toxoplasmosis? Entonces, esta información es para ti.
Publicidad
Publicidad

Cuando eres la feliz responsable de un gatito hogareño y te embarazas, muchas personas te advertirán de los riesgos que el felino esconde para ti y para tu bebé, pero no entres en pánico, porque de hecho, existen mitos y verdades a medias que debes conocer antes de ver con desconfianza a tu mascota.

Son más limpios

Verdad: Los gatos son mascotas limpias, pero no por eso dejan de ser susceptibles a enfermedades. Estés o no embarazada es importante que lo lleves a chequeos veterinarios, lo vacunes y lo alimentes bien. Los gatos caseros que no salen -o salen poco- al exterior, tienen un bajo riesgo de contagiarse.

Te darán toxoplasmosis

Verdad a medias: La toxoplasmosis es riesgosa para una embarazada y aunque un gato infectado podría contagiarla, se calcula que sólo un 2 por ciento de la población felina la padece.

La toxoplasmosis es causada por el parásito Toxoplasma gondii que también está presente en animales de granja y productos de origen animal y vegetales contaminados, de hecho, una forma de contagio muy común es consumir carne cruda o mal cocinada.

En el caso de los gatos de casa, si llegara a estar infectado, el contagio se puede evitar tomando precauciones como manipular las heces del animal con guantes y no dejarlas expuestas más de 24 horas; básicamente, darle mantenimiento a la caja de arena dos veces al día. Si tienes gato en casa, delega esta responsabilidad a alguien más.

Los pelos de gato causan alergias a las embarazadas

Mito: Por el hecho de estar embarazada no te volverás alérgica a los gatos ni a su pelo. En cambio, si ya eras alérgica, obviamente, continuarás siéndolo y difícilmente querrás convivir con ellos y exponerte a una reacción grave. Cuestión de sentido común.

Los gatos pueden arañar y dañar a tu bebé

Verdad a medias: Son animales con instintos y claro que tienen el potencial, pero no es que su único fin sea atacar bebés indefensos. Si tu gato está equilibrado, sano y feliz, lo más natural es que se despierte su instinto protector y acepte la llegada de tu bebé en el núcleo familiar. Si buscas en Youtube, hay muchos videos de gatos con actitudes protectoras hacia bebés y niños.

Si tienes más dudas y preocupaciones sobre convivir con tu gato, o gatos de alguien más, durante el embarazo, consulta a tu médico o al veterinario. En general, es bastante seguro convivir con un gato sano, y si ya existe un vínculo de amor entre ambos, disfrutarás esta etapa mucho más. 


JCH


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.