Cómo sobrevivir a tu hijo o hija adolescente

Convivir con un hijo o una hija adolescente no es tarea fácil, pero necesita tu guía; así que aplica inteligencia y ofrécela sin que se sienta agobiado por tus consejos.
Conoce cómo tratar los cambios de humor de los adolescentes
Conoce cómo tratar los cambios de humor de los adolescentes (Especial)

Ciudad de México

El adolescente adolece. Bueno, en realidad la palabra viene del latín adolescere que significa 'crecer, desarrollarse'. Pero a veces pareciera que los chicos en esa etapa adolecen algún trastorno que les impide escucharte y seguir tus consejos, ¿verdad?

No desesperes ante su constante mal humor, ya sabes que es una etapa llena de cambios hormonales y físicos, una transición natural mientras se habitúan a la idea de que ya no son niños y van camino a la madurez.

TE RECOMENDAMOS: Los adolescentes más influyentes del año según Time.

“En muchos casos el problema pasa a ser de grado clínico, porque los padres han sido demasiado intolerantes al mal humor adolescente”, detallael doctor José Luis Carrasco, director de la Unidad de Personalidad y Comportamiento del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo.

El doctor Carrasco ofrece la Guía para padres de adolescentes malhumorados,que delineó en colaboración con la doctora Marina Díaz Marsa, especialista en trastornos de la alimentación, y la psicóloga Nerea Palomares. Aquí algunos de sus consejos:

  • Respetar la distancia, pero no perder la proximidad afectiva.
  • Acercarse a él o ella sin preguntarle de forma agobiante.
  • A veces hablan más cuando no se les pide, aprovecha esos momentos.
  • Entender que el adolescente malhumorado la está pasando mal, no está así por su gusto.
  • No recordarles constantemente sus dificultades, ni demostrarles superioridad.
  • Darles ideas, más que consejos.
  • No entrar en la provocación del adolescente.
  • Si respondemos mal sólo conseguiremos desplazar su propia lucha interna a una lucha contra nosotros.
  • Tener en cuenta que el mal humor no es un comportamiento, es un sentimiento y los sentimientos no pueden controlarse fácilmente.

Así que lo mejor es tener paciencia al acercarte a ese adolescente que está en tu vida. No desesperes: recuerda que Roma no se construyó en un día.


RL