El "frasco de la calma" llegó para salvar tu vida

Con esta idea surgida del Método Montessori, podrás ayudar a los pequeños a relajarse al contemplar el brillante colorido de los ingredientes que mezcla el frasco.
El frasco de la calma esta basado en el Método Montessori
El frasco de la calma esta basado en el Método Montessori (Especial)

Ciudad de México

¿Temes a ese momento del día en que es difícil sacar a los niños del berrinche y que te arrastra a un estado de estrés? Ponle brillo a la situación y calma la ansiedad de ambos con esta herramienta.

Se trata del "frasco de la calma", un recipiente lleno de gel, brillantina y colorante vegetal cuya contemplación ayudará a tus niños con las funciones del sistema nervioso, esta idea surgió de las técnicas del Método Montessori.

TE RECOMENDAMOS: Campamentos de verano: tus hijos se divierten... ¡y tú lo agradeces!

Cuando el pequeño se siente estresado, su ritmo cardíaco y su respiración se aceleran, pero al concentrarse en observar la caída del brillo se genera un modelo visual que envía una señal al cerebro y disminuye la agitación, mientras eso va sucediendo, puedes aprovechar para que platiquen de los sentimientos por los que se siente alterado: tristeza, miedo o frustración, estrés etc.

¡Manos a la obra! , esto es lo que necesitas para elaborar tan auxiliar juguete:

Materiales:

- Un frasco de plástico transparente

- Una cuchara

- Tres cucharadas de gel transparente

- Diamantina

- Champú transparente para bebé

- Colorante vegetal del mismo color que la diamantina

- Agua tibia (Estos tres últimos son al gusto de cada persona, y de acuerdo al tamaño del frasco)

Instrucciones:

Introduce de dos a tres cucharadas de gel en el frasco (A mayor cantidad más espesa quedará la mezcla y la diamantina tardará más en ir de arriba hacia abajo)

Agrega unas cuatro cucharadas de champú para bebé

Ahora mezcla el colorante vegetal, la cantidad es de acuerdo a la intensidad de color que prefieras.

Revuelve bien con la cuchara integrando todo perfectamente y agrega la diamantina.

Vierte el agua tibia, deja un espacio para que se pueda agitar el contenido y ¡a jugar!


CR