Firman convenio para rehabilitar zonas áridas de NL

El gobernador del Estado entregó 500 certificaciones a extensionistas, encargados de promover el desarrollo de zonas rurales.
El acuerdo quedó sellado ante diversas autoridades.
El acuerdo quedó sellado ante diversas autoridades. (Raúl Palaciios)

Monterrey

Las zonas áridas y semiáridas del estado se verán beneficiadas gracias a un convenio de colaboración firmado este lunes por la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Comisión Nacional de Zonas Áridas.

Este plan de trabajo involucra la certificación de personas y la preparación de acciones para rehabilitar estas zonas y se realizarán en todo el país, y Nuevo León está incluido en el plan de poco más de un millón de hectáreas.

El gobernador Rodrigo Medina y el secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) Enrique Martínez y Martínez entregaron las 500 certificaciones a extensionistas, encargados de promover el desarrollo de las zonas rurales del estado.

Por su parte, fueron José Abraham Cepeda Izaguirre, director general de la Comisión Nacional de Zonas Áridas y Jesús Ancer Rodríguez, rector de la UANL, quienes firmaron el convenio, ya que fue esta institución académica la elegida para realizar las labores de estudios y acciones en el programa de trabajo.

Sobre esto, el rector explicó que estas acciones se realizarán mediante equipo y tecnología que ya tiene la UANL.

"Se tiene que hacer un levantamiento de la zona, valor el impacto y luego medirlo. Es un trabajo integrado a través de la facultad de Agronomía, donde se piensa rehabilitar millón y medio de hectáreas en el país.

Con esto se mejoran dos cosas: los agostaderos, que es el crecimiento natural para que haya pasto y la captación de dióxido de carbono, lo que mejora la sustentabilidad. Creo que es un proyecto del Presidente por el que la Universidad se siente muy realizada porque fue tomada en cuenta dentro de todas las universidades", señaló el rector.

Explicó que estarán capacitando a otros mil extensionistas (sumados a los 500 que ya están certificados) y posteriormente estarán trabajando en las regiones elegidas para esta rehabilitación.

Sin embargo, aún se desconocen las zonas específicas que se verán beneficiadas y por el momento, solo se sabe que se trata de algunos puntos en las regiones del sur y norte del estado.

"Ya estamos capacitando, ya están las máquinas, ya estamos trabajando. Lo único que tenemos que hacer en detalle son los indicadores para medir el impacto y tener un estimado bien a corto plazo de las acciones.

En Nuevo León trabajaremos principalmente en la zona sur, que son las zonas más áridas y la parte norte, que tenemos zonas semiáridas donde vamos a estar trabajando", detalló Ancer.