El motor vuelve más amable sacar ixtle de la lechuguilla...

Nacer y vivir en las zonas desérticas y pobres de Nuevo León es como morir un poco cada día para ganar el pan.

Monterrey

Un viejo oficio de las zonas frías y desérticas de Nuevo León. ¿Quién puede vivir ahí y tener esperanzas de progreso? Solamente las familias más pobres que no tienen muchas opciones para sobrevivir, ante la imposibilidad de hacer florecer la agricultura y la ganadería.

Si acaso, unas cabras monteses para la leche y la carne son parte de su patrimonio.

Pero el oficio que por décadas o tal vez siglos les da de comer, es la talla de lechuguilla para obtener el preciado ixtle con el que fabrican sogas, estropajos, brochas y ya con mayor tecnología, hasta tapetes y cepillos que requieren procesos industriales a los que ellos no tienen acceso.

Por lo pronto, se nota que la tecnificación llegó a las zonas áridas, con una talladora de lechuguilla mecánica movida por un motor eléctrico. La producción mejora. Habrá que enseñarles todas las posibilidades del ixtle...