Vida sindical en NL se ve envuelta entre diferencias y fraudes

Los conflictos con los dirigentes no son un tema nuevo entre los agremiados.
Melesio Muñoz fue suspendido.
Melesio Muñoz fue suspendido. (Eduardo Mendieta Sánchez)

Monterrey

Los líos con dirigentes sindicales en Nuevo León en los últimos años han ido creciendo y parecen no tener fin.

El último caso donde la Federación de Trabajadores al Servicio de los Municipios en el Estado pide desconocer y suspende al dirigente de trabajadores de San Nicolás, Melesio Muñoz Patlán, no es algo nuevo.

Las historias de problemas internos, presuntos fraudes o incluso denuncias por secuestro han marcado la vida sindical de algunos gremios vinculados a municipios o líderes de Nuevo León.

El caso más reciente se desprende después de una serie de conflictos entre el líder de los burócratas de San Nicoás con el alcalde, Pedro Salgado Almaguer.

El aún dirigente del Sindicato de Trabajadores de este municipio, Melesio Muñoz Patlán, fue desconocido por el organismo que agrupa a los sindicatos de los municipios de Nuevo León.

Pero esta situación no es nada nueva en el estado, basta recordar que el 22 de enero del 2015, a unos días de la muerte del líder de la CROC, Agustín Serna Servín, un grupo de agremiados que afirmaban contar con el apoyo del 90 por ciento de los líderes croquistas y de la dirigencia nacional del sindicato, pidió una auditoría al organismo en Nuevo León tras la presentación de denuncias por fraude hasta por 50 millones de pesos.

En esa ocasión los miembros sindicales exigieron elecciones democráticas para nombrar a un nuevo líder y retirar de la familia Serna la dirigencia estatal, que ocupó desde hace décadas.

Raúl Carlos Valle, secretario general de la CROC en Monterrey, y Jorge Gloria Ovalle, secretario general adjunto estatal, sostuvieron una reunión con el dirigente nacional y senador de la República, Isaías González Cuevas, quien les dio el apoyo para fungir como una contraloría y les había informado sobre una auditoría que se realizará a la CROC estatal.

Las denuncias en contra de la familia Serna, afirmaron, fue presentada sobre todo contra el diputado local y actual dirigente, César Serna de León, por un fraude a 700 personas a quienes presuntamente se les prometió placas y concesiones para taxis a cambio de un monto que ascendió a los 18 millones de pesos, cuyas placas nunca fueron entregadas.

A estos también se le suma el conflicto de Jacinto Padilla Valdez, ex secretario general de la Federación Nacional de Sindicatos Independientes y de Napoleón Gómez Urrutia, dirigente nacional del Sindicato de los Trabajadores de Minería.