Bajo el Congreso, el olvido también pudre automóviles

El espacio que da refugio a 14 vehículos abandonados es arrendado por la Subsecretaría de Administración al Congreso por 29 mil pesos mensuales.

Monterrey

Lucen abandonados y cubiertos con una gruesa película de polvo... no son expedientes legislativos, sino vehículos confinados como si se tratara de un yonque en el estacionamiento que usan los diputados locales.

Este espacio que utiliza el personal y legisladores del Congreso del Estado es administrado por la Subsecretaría de Administración del Gobierno Estatal.

En el inmueble ubicado en la parte subterránea de la Macroplaza, en la calle Matamoros, entre Zuazua y Zaragoza, dejaron abandonados 14 vehículos entre la planta baja y la primera planta del estacionamiento.

La situación contrasta con el proyecto de los diputados del Congreso local de edificar un nuevo estacionamiento en un área verde con una inversión de 30 millones de pesos y 68 cajones, pretensión que quedó detenido desde principios de año.

Los vehículos aparcados, pero abandonados y polvorientos se pierden entre los que diariamente se estacionan sobre los cajones de los dos niveles del mismo.

Sin embargo, ahora que están de vacaciones y el aparcamiento está semivacío, es más evidente y visible los 14 automóviles, camionetas, autos compactos, pick-ups y vans con placas de circulación del estado de Nuevo León y cuatro del Distrito Federal.

El estacionamiento es utilizado tanto por funcionarios del Congreso, entre ellos, los 42 diputados locales, donde tienen igual número de cajones exclusivos y de las Secretarías de Salud y de la Subsecretaría de Administración del Estado y particulares.

Sin embargo, pese a que son vacaciones, son escasos los vehículos oficiales de las diferentes dependencias que fueron estacionados en sus cajones correspondientes en el estacionamiento.

"Pues deberían de estar aquí estacionados los carros de los funcionarios por ser vacaciones, ¿dígame dónde están?, chéquele a ver si no andan en las campañas (electorales)", cuestionó un hombre de tez morena y baja estatura que caminaba, mientras el reportero tomaba la gráfica a uno de los vehículos abandonados.

La Subsecretaría de Administración estatal le arrenda al Congreso local los cajones de estacionamiento en la parte baja de la Macroplaza por un monto cercano a los 29 mil pesos mensuales.

En la planta baja, los automóviles olvidados son seis, mientras que en el nivel superior fueron contabilizados ocho.

Entre los autos olvidados a su suerte en la planta baja, se encuentran un auto Epica Chevrolet, color blanco, placas SLY 8270, estacionado en el cajón 281.

Además de tres automóviles con placas del Distrito Federal: un Stratus gris con una llanta yonqueada y apoyada sobre el neumático y el rin estacionado sobre el cajón 352 (776 WPG); un Polo VW, sobre el cajón 403 (976 WPH), y un Stratus color blanco en el cajón 405 (585 SKB).

En el mismo piso se encuentra una polvorienta camioneta Toyota, color blanca, placas SKH 2426, ocupando el cajón 416, y un Sentra gris, con láminas SKE 3803, luciendo dos neumáticos desinflados.

En el nivel superior, el cementerio automotriz es más evidente: en la pasarela de autos abandonados se encuentra un Volkswagen sedán, color negro; un auto Honda, color blanco (SKH 2418), estacionado en el cajón número 52, y una Expedition, color arena (SKR 1140), ubicada en el lugar 51.

Además un Malibú negro (SKR 164), en el sitio número 1642; Una Durango Limited, gris, (SKP 7150), en el lugar 78; un Fiesta rojo (SKR 1590), ocupando el cajón 72; una Van Chevrolet blanca (SKR 1150), ocupando la casilla 29, y una pick-up Chrysler (REOY 921) en el lugar 122.

Polvo y descuido

-Las camionetas y automóviles compactos que se encuentran en los dos niveles del estacionamiento lucen una densa capa de polvo y tierra, como resultado de su prolongada estadía.

-A pesar del presente periodo de Semana Santa, son escasos los vehículos oficiales de las distintas secretarías; "a ver si no andan en las campañas", señaló un hombre que pasó por el lugar.

-Asimismo, en el inmueble se hallan vehículos con placas del Distrito Federal, entre los seis y ocho que se encuentran en las plantas inferior y superior, respectivamente.