'Le baila' la buena suerte a trompos de Hualahuises

El productor de juguetes de madera ha logrado impulso debido a los pedidos que diversos empresarios le han solicitado.

Hualahuises

La suerte parece bailar a favor de un trompo de Hualahuises. Tras años de pobres ventas y nulos apoyos para la difusión de esta artesanía nuevoleonesa, su creador, don Juan Morales Zúñiga señala que el 2014 ha sido "un buen año".

Hoy en el taller, ubicado a escasos metros de la carretera Nacional, los tornos se escuchan desde la entrada a la vivienda, en clara señal de estar trabajando. Es uno de los hijos de don Juan Morales, quien está fabricando un portaplumas en madera.

El taller luce diferente: hoy se apilan dos costales repletos de trompos multicolores, mientras que en la mesa principal hay cajas con cientos de baleros y yoyos en espera de su comprador.

"Este año ha estado movido y el que viene va pintando mejor", asegura el hombre sentado afuera de su taller.

MILENIO Monterrey ha visitado al artesano en los últimos dos años, quien junto a otros creadores de Hualahuises habían denunciado bajas ventas, así como un abandono de las autoridades.

El llamado "municipio de las artesanías" fue reconocido mundialmente por la fabricación de guantes de beisbol y un fino trabajo de talabartería, además de ser el principal productor de trompos, baleros y yoyos en el norte de México.

El 2014 ha traído trabajo, al menos para el productor de juguetes en madera, gracias a los pedidos que empresarios y la iniciativa privada le ha solicitado.

"Ha venido mucha gente interesada en promover la artesanía. Hay un cliente muy bueno de Linares que me ha comprado tres mil y ya me pidió mil más", relató el artesano Juan Morales.

Las cifras distan mucho de lo vendido en años como 2012 o 2013, donde el taller no fabricaba ni mil juguetes por temporada.

Con más de 40 años de trabajar la madera, su taller llegó a vender más de 50 mil piezas por semana. La temporada alta se daba previo al Día del Niño, cuando exportaba mercancía a Poza Rica, Matamoros, Reynosa y Ciudad Valles, por mencionar algunas.

Entre la década de los 70 y 80, en Hualahuises 14 familias se dedicaban a producir los juguetes de madera. Con la intención de convertirse en Pueblo Mágico junto a Linares, el productor señala que este año se ha visto mayor difusión de las artesanías tanto del municipio como de Turismo del Estado.

"Se ha visto más movimiento, de hecho está viniendo gente de Monterrey y nos compran los juguetes. Sabemos que ya hay gente exportándolo a Laredo, como pasaba en los buenos tiempos", aseguró.

Los buenos tiempos

-Con más de 40 años de trabajar la madera, Juan Morales Zúñiga llegó a vender más de 50 mil piezas por semana, fabricadas en su taller, ya que enviaba a diversos estados del país.

-Con la intención de convertirse en Pueblo Mágico junto al municipio de Linares, el productor señala que este año se ha visto mayor difusión de las artesanías de madera.