Dos terceras partes de presupuesto anual

Saldar deuda tomaría por lo menos entre 15 o 20 años y podría resultar más complejo de lo normal en estos casos, estiman analistas.
Las paraestatales, incluidas.
Las paraestatales, incluidas. (Roberto Alanís)

Monterrey

La deuda consolidada de Nuevo León, en la que se consideran pasivos de las paraestatales con influencia en las finanzas del gobierno, supera los 41 mil millones de pesos al corte del tercer trimestre de este año, que significa dos terceras partes de su presupuesto anual.

Este monto, comparado con los estándares para gobiernos subnacionales de otros países, se considera elevada y además tendrá que pagarse durante 20 años aproximadamente, señaló Carlos González Barragán, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

"Para pagar una deuda que representa 66 por ciento (del presupuesto) si el servicio de la deuda es el 7 por ciento (de la deuda) estamos hablando de que mínimo tenemos deuda 15 o 20 años.

"Ese nivel es el que nos podría preocupar eventualmente, estamos hablando de un saldo de endeudamiento de dos terceras partes del presupuesto del estado, más los intereses que se generan, y eso podría resultar en una operación de tesorería más compleja de lo normal", dijo.

Al corte del tercer trimestre de este año, el estado reportó una deuda total por 30 mil 474.319 millones de pesos, que incluye la cantidad del Fideicomiso del Instituto de Control Vehicular por 7 mil 899.077 millones de pesos y que absorbió la entidad.

El experto señaló que el hecho de que el estado absorba la deuda de este fideicomiso ratifica lo dicho por analistas, de que los pasivos de las empresas paraestatales son una responsabilidad para el estado.

"La deuda de cualquier empresa paraestatal es deuda del gobierno del estado, ya que ante cualquier eventualidad van a responder y eso es lo que estamos viendo con este fideicomiso que pasó a formar parte de la deuda central", señaló.

Al agregarse la deuda de paraestatales como Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey y de la Red Estatal de Autopistas, la deuda total rebasa los 41 mil millones de pesos.

El director ejecutivo del CIEP, señaló que en teoría, con la nueva Ley General de Contabilidad Gubernamental, los estados deben dar cuenta de su deuda, incluyendo los pasivos de sus paraestatales que son empresas de los estados.

La entrada en vigor de la Ley de endeudamiento subnacional (que actualmente sólo se ha aprobado en la Cámara de Diputados), explicó, permitirá que las deudas de los estados se deban considerar y registrar ante Hacienda.

Óscar Adame, experto en materia fiscal del Despacho Adame y Elizondo, coincidió que las nuevas leyes permitirán mayor transparencia de la deuda real del gobierno estatal.

"Eso es lo que ahorita estamos conociendo (deuda en reportes trimestrales), la verdad solamente la conocen los que están detrás del mostrador del gobierno del estado porque a lo mejor no son 40 mil, son más de 50 mil millones de pesos", dijo.