Iglesia va al 'rescate' de matrimonios con su taller Retroville

Ante alza de divorcios ha implementado  pláticas para mejorar la comunicación.
Las rupturas han aumentado.
Las rupturas han aumentado. (Archivo)

Monterrey

En la búsqueda de cumplir el adagio " Que lo que Dios unió no lo separe el hombre", la iglesia hace lo imposible por salvar a los matrimonios en Nuevo León.

Uno de sus sistemas, es el taller Retroville, que en 5 años, ha atendido 500 parejas y evitado divorcios en el 90 por ciento de los casos.

Aunque para muchos el divorcio quizá es una salida fácil, la iglesia hace lo posible por "rescatar" los matrimonios.

Para ello brinda una serie de herramientas, una de ellas es el taller Retroville en donde las personas reciben una serie de pláticas para mejorar la comunicación de pareja.

"Es un programa de un fin de semana, con seguimiento posterior en donde se les enseña a los cónyuges que están conflictuados una técnica de diálogos sin pelear, sin discutir", expresó Oscar Lomelín, coordinador del Pastoral Familiar de la Arquidiócesis.

Las cifras de divorcios son preocupantes, son embargo las parejas pueden detectar ciertas señales desde el noviazgo.

"Esta es una situación real, dolorosa ante la cual nosotros como iglesia tenemos que dar dos respuestas: reforzar una adecuada formación y preparación de los muchachos que van hacia el matrimonio incluso desde la infancia para prevenir esa situación", comentó.

El matrimonio no se debe tomar como algo desechable; pues con el divorcio todos pierden.

Pero las modificaciones en los valores han llevado a que las parejas se divorcien sin buscar soluciones, explicó el sociólogo Antonio Romero.

El especialista refirió que hay separaciones que no concluyen en un divorcio legal y es necesario cerrar el proceso.

"Hoy en día se han cerrado los procesos, la mujer toma decisiones para la separación y también el hombre porque ya no hay tanto estigma social hacia la mujer divorciada, ya sabemos que hay mujeres jefas de familia que están desarrollando una serie de actividades y que tiene presencia en el ámbito laboral", señaló.

Ahora algunas políticas sociales que propician matrimonios anticipados llevan al fracaso del mismo, por ejemplo casarse para adquirir una vivienda.

Otro de los elementos de las rupturas es la violencia conyugal, los especialistas señalan que de cada 10 casos, en 9 las mujeres son violentadas.

"La violencia no es natural, el conflicto tú lo puedes resolver platicando, conciliando intereses, pero hay quienes quieren resolver con gritos o violencia física o sexual", explicó Romero.

Las principales causas de divorcio, señala, están el estrés laboral, falta de comunicación, embarazos no deseados, falta de preparación académica y económica, falta de compromiso, mal uso de redes sociales, casarse para juntar puntos del Infonavit, entre otros.