ENTREVISTA | POR GUSTAVO MENDOZA LEMUS

Virginia Herrera Soprano

La regiomontana, que ha desarrollado su carrera musical en Estados Unidos desde hace 25 años, regresa a Monterrey a ofrecer un concierto en apoyo a la Asociación Regiomontana de Esclerosis Múltiple.

“El talento existe en todas partes”

La presentación se realizará en el auditorio del EGADE en San Pedro.
La presentación se realizará en el auditorio del EGADE en San Pedro. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Originaria de Monterrey, Virginia Herrera ha desarrollado una carrera mayor a los 25 años como soprano en Estados Unidos, aunque ha ofrecido conciertos por el Caribe y Europa.

Ahora regresa gustosa a la ciudad, en especial porque ofrecerá un concierto en apoyo a la Asociación Regiomontana de Esclerosis Múltiple el 6 de enero a las 20:00 en el auditorio del EGADE del Tecnológico de Monterrey, ubicado en la avenida Rufino Tamayo y Fundadores en San Pedro Garza García.

Virgina Herrera resalta que el talento en la voz tiene generaciones mostrándose en el área metropolitana, por lo que recomienda saber encauzarlo para tener oportunidades de desarrollo.

Aunque la soprano ha hecho una amplia trayectoria en el extranjero, opina que "cuando tienes un buen maestro, da igual donde te encuentres".

Al egresar de la Escuela Superior de Música y Danza diste el salto a Europa y luego a Estados Unidos ¿Cómo fue para ti dar ese paso internacional?

La transición es interesante por la aventura, pero sí existe mucho el cambio de la disciplina, del aprendizaje, pues allá conoces muchas cosas como polifonía, por ponerte un ejemplo en mi caso; aprendes muchas cosas que obviamente te van formando y que van haciendo que tú no sólo ames la música, sino que veas las diferentes opciones que tienes como artista.

¿Qué tanto cambia el grado de disciplina estando en otro país?

Creo que cuando tienes un buen maestro no importa tanto el lugar en donde te encuentres. Si el maestro es exigente y te enseña a ser disciplinado no importa si es aquí o es allá. Yo aquí tuve excelentes maestros, siempre los he tenido.

La voz latinoamericana tiene un especial agrado en Europa ¿cómo ha sido tu caso?

Como que la gente de acá tenemos algo especial, como que el corazón se desborda, no sé si es el mariachi, la cumbia. Además, tenemos el hambre de querer aprender mucho.

¿Cuesta para ustedes regresar a México a cantar?

Yo he estado mucho tiempo afuera de aquí y me da mucho orgullo ver que amigos míos, como Yvonne Garza, son personas que se mantienen, que han hecho una carrera aquí diciendo que sí se puede estar cantando aquí. Mi caso es particular porque recibí los apoyos pero si no me hubiera ido seguro seguiría en el canto.

Mi carrera está en otro lado pero yo siempre encantada de venir aquí.

¿Cómo ves que hay una gran cantidad de jóvenes regiomontanos estudiando música en Nueva York?

Eso no ha cambiado, el talento existe la pregunta es: ¿nos damos cuenta que existe, lo podemos ayudar?

El que te vayas fuera yo no lo veo como algo negativo, creo que quienes tengan posibilidades lo aprovechen, que aprendan todo lo que puedan y lo traigan para acá.

Qué padre que hayan estos jóvenes, el talento existe en todas partes, y qué bueno es que existieran maestros que estén encauzando a todos esos jóvenes.