'Meme' tenía un sueño: "ponerse en pie"

Familiares y amigos acudieron a darle el último adiós. La madre de Manuel Uribe dijo que su hijo fue un ejemplo de vida y una persona que siempre tuvo una actitud positiva.
Las cenizas fueron colocadas en una urna de mármol.
Las cenizas fueron colocadas en una urna de mármol. (Francisco Cantú)

San Nicolás de los Garza

Decenas de personas acompañaron a la familia de Manuel Meme Uribe luego de que su cuerpo fue cremado y colocado en una urna especial para darle el último adiós.

Durante la tarde de ayer, familiares y amigos acudieron a las capillas Protecto Deco ubicadas, en la calle Porfirio Díaz entre Corregidora e Ignacio López Rayón, en San Nicolás de los Garza.

Las cenizas de quien fuera considerado en su momento el hombre más gordo del mundo fueron ubicadas en la sala 3 y se colocaron en una urna especial de mármol blanco y con medidas de 20 por 20 centímetros.

Otilia Garza Alanís, madre de Meme, como se le conocía, se encontraba sentada frente a las coronas que se hallaban alrededor de la urna, con la mirada perdida entre la gente, recibía las condolencias de cada una de las personas cercanas a su hijo y otras más que a su manera le patentaron su apoyo.

Fue el caso a temprana hora de una persona que con guitarra en mano entonó varias melodías en las afueras de las capillas para honrar a su manera la memoria de Uribe.

Destaca su valor

"Él tenía un sueño y era poder ponerse en pie. Siempre fue muy luchista, muy alegre y soñaba con levantarse de la cama y predicar la palabra de Dios, por qué él sabía que todo lo podía lograr a través del Señor", dijo la madre de Manuel.

Dijo que su hijo fue un ejemplo de vida, una persona que siempre estuvo luchando, pero siempre con actitud positiva, siempre con una sonrisa en su rostro.

Al lugar llegaron medios de comunicación, no sólo locales, sino además nacionales, ya que Uribe se había convertido en toda una figura pública a nivel internacional.

El 26 de mayo, Manuel Uribe, de 48 años, murió en el hospital Universitario a consecuencia de una insuficiencia renal con falla cardiaca.

Sus cenizas permanecieron en las capillas hasta después de las 22:00 horas y después fueron llevadas a su casa, ubicada en la colonia Las Puentes en San Nicolás.