Cristo, a subasta para ayudar a un convento

La joya de arte sacro fue donada en 1958 por la tía de la madre superiora, y servirá para cubrir gastos de mantenimiento.

Monterrey

Tras permanecer más de 50 años bajo su custodia, el convento de las Religiosas de la Cruz del Sagrado Corazón de Jesús decidió poner en subasta un Cristo tallado en marfil, y lo recaudado servirá para el mantenimiento del inmueble que ocupan.

La decisión no fue fácil para la madre superiora Julia Cantú junto al Consejo del convento, pero decidieron poner en subasta a la joya de arte sacro con apoyo de la Casa Gimau.

El Cristo es toda una obra de arte. Se trata de una talla en marfil de origen indoportugués, trabajado entre los siglos XVII y XVIII según sus rasgos estilísticos, y cuyo precio de salida ha sido fijado en 80 mil pesos.

De igual forma, su historia es interesante. La figura fue adquirida en 1958 por la señora María Guzmán de Gutiérrez en una casa de antigüedades de la Ciudad de México denominada La Granja.

Cuatro años después de comprarla decidió donarla la congregación de las religiosas, y desde entonces ha ocupado un lugar muy especial para la comunidad de hermanas.

Pero tras la necesidad de solucionar diversos problemas de mantenimiento a las instalaciones del convento, ubicado en la colonia Los Cristales, al sur de Monterrey, decidieron subastar dicha pieza.

El cruce de la historia llega gracias a que la actual madre superiora Julia Cantú es sobrina directa de la señora María Guzmán de Gutiérrez, quien compró la figura.

"Cuando la madre Julia nos juntó para tomar la decisión se preguntó '¿qué haría mi tía María si nos viera en esta situación?' Y se llegó a la conclusión que la tía María aceptaría perfectamente que vendiéramos al Cristo para sacar esta necesidad. Nosotras le dijimos que si ella creería eso de su tía, no habría ningún problema", relató la hermana María del Rosario Gómez Contreras.

El convento de las Religiosas de la Cruz del Sagrado Corazón de Jesús se conforma por 16 hermanas, donde su sustento principal radica en la venta de hostias y rompope. Además presta sus instalaciones para retiros y otras actividades.

Sin embargo, sus ingresos se vieron mermados a raíz de una serie de modificaciones y tareas de mantenimiento.

"Hay mantenimiento diario a las bombas y a las instalaciones eléctricas, pero sí ocupamos de un mantenimiento mayor al inmueble. La primera etapa fue de 234 mil, que salió adelante gracias a donativos y para la segunda etapa ocupamos más de la primera cantidad", apuntó la madre Superiora Julia Cruz.

Para Guillermo Garza, director general de Gimau, el Cristo representa "una pieza con un valor trascendental" debido a la calidad de su talla, su antigüedad además de la historia familiar.

La pieza saldrá a la venta hoy en la Casa de Subastas Gimau (Lázaro Garza Ayala 153 col Tampiquito, San Pedro) en punto de las 20:00. Para más informes, se puede llamar al 8356 0901 y al 04.

Del pasado

-La figura del Cristo fue adquirida en 1958 por la señora María Guzmán de Gutiérrez en una casa de antigüedades de la Ciudad de México denominada La Granja.

-El cruce de la historia llega gracias a que la actual madre superiora, Julia Cantú, es sobrina directa de María Guzmán de Gutiérrez.

-El convento de las Religiosas de la Cruz del Sagrado Corazón de Jesús lo integran 16 hermanas, donde su sustento principal es la venta de hostias y rompope. Además presta sus instalaciones para retiros y otras actividades.