La situación de los templos enciende alertas en Juárez

Las parroquias de Santa Mónica y San Judas Tadeo se encuentran en obra negra, entre tubos y lonas que podrían ser peligrosas.

Juárez

La parroquia de Santa Clara de Asís distaba de ser el único templo religioso en malas condiciones en Juárez.

Los permisos para la edificación de iglesias donde antes había capillas o apenas enramadas comenzaron con el arzobispado de Jorge Alberto González Arizpe, quien duplicó el número de sacerdotes asignados al municipio, dio a conocer su representante en Juárez y párroco de dos iglesias de la zona, Jaime Dávila Hernández.

En el terreno donde apenas se iniciaba la construcción de la parroquia Santa Clara de Asís se tenía un par de años celebrando misa a petición de los vecinos, y con la presencia de sacerdotes de apoyo, pues en el municipio sólo existen tres iglesias católicas con un párroco asignado.

“El señor Arzobispo, al contemplar que el municipio de Juárez tenía 256 mil habitantes y sólo tres parroquias con 6 sacerdotes y la demanda de la comunidad católica aquí era mucha, aprueban cinco nuevas parroquias y comenzamos estos proyectos, apenas hace cuatro meses que nos acercamos con el alcalde”, dijo.

En recorrido por dos lugares que serán cedidos en comodato esta semana, se constató que las condiciones de los espacios de culto no son las ideales para la congregación de personas.

Espacios en obra negra, tejabanes sostenidos por postes de madre, entre otras cosas, son las deficiencias que la dirección de Protección Civil constató en las iglesias Santa Mónica y San Judas Tadeo.

La parroquia Santa Mónica, en la colonia de este mismo nombre, es un espacio al aire libre con bancas de madera, techo de lámina y un altar improvisado.

En este espacio se han celebrado tradicionalmente rosarios y fiestas religiosas desde la formación de la colonia, y los mismos vecinos acondicionaron el lugar para solicitar la presencia de un sacerdote que oficiara la misa.

“Entre 300 y 500 personas se dan cita en estos espacios. Apenas tenemos cuatro meses, pero la gente tiene años de reunirse aquí.

“Los mismos feligreses de esta colonia empezaron a levantar este techo y comenzaron a rezar el rosario y reunirse para cuestiones de fe”, detalló.

El párroco explicó que una vez entregado el comodato se comenzará a trabajar en un proyecto que será presentado a la secretaría de Obras Públicas de municipio para su revisión y entrega de permiso correspondiente.

Esto ya conllevaría la supervisión de autoridades municipales y el visto bueno de Protección Civil.

“Está trabajando ya un grupo de arquitectos en el proyecto que vamos a presentar al municipio, incluso hay un grupo de empresarios dispuestos a apoyar la construcción de estos complejos”, dijo.

En el caso de la parroquia San Judas Tadeo, en la colonia Cerro de la Silla, el interior se encuentra más adaptado para la celebración de los oficios religiosos.

La edificación se encuentre en la parte alta de un espacio dedicado a la recreación y el deporte, donde también hay juegos infantiles y canchas deportivas.

Inspectores de Protección Civil municipal comenzaron con las revisiones iniciales en este espacio que celebra misa tres veces por semana y que ya tiene varios años funcionando en la comunidad.

Al respecto el sacerdote Jaime Dávila, dijo que la Arquidiócesis de Monterrey señalará una serie de lineamientos básicos para la celebración de servicios religiosos en estos espacios en tanto no cuenten con los permisos correspondientes y los dictámenes de Protección Civil.