Por sismos, actualizarán Atlas de Riesgos en NL

El secretario de Desarrollo Sustentable de Nuevo León informa que la Secretaría de Gobernación autorizó otorgar 12 millones de pesos para estos trabajos, que deberán terminar a finales de 2014.
El funcionario estatal dijo que se autorizó la petición.
El funcionario estatal dijo que se autorizó la petición. (Leonel Rocha)

Guadalupe

Tras los sismos que se han registrado en los últimos días en algunas zonas del estado de Nuevo León, el Gobierno Estatal actualizará el Atlas de Riesgos en materia de incendios, sequías y la parte sísmica, reveló Fernando Gutiérrez Moreno, secretario de Desarrollo Sustentable.

El funcionario explicó que desde el pasado mes de mayo se envió una solicitud a la Secretaría de Gobernación (Segob) para obtener recursos que permitan actualizar el Atlas de Riesgos del Estado, misma que ya fue autorizada.

El costo de los estudios respectivos para este proyecto, añadió Gutiérrez Moreno, será de 12 millones de pesos, mismos que serán otorgados por la propia Segob, y el plazo para la conclusión de la actualización del Atlas es a finales de 2014.

Añadió que se buscará que este estudio sea realizado por las universidades de la localidad y que se buscará la colaboración de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) por la experiencia que la institución tiene en esta materia.

“Estamos buscando toda la información, ligarla con un modelo matemático que tenga que ver con la forma en que se mueven las ondas (de los sismos)”, dijo.

A propósito de los temblores, el funcionario explicó que en estos días se instaló un sismógrafo en la unidad Mederos de la Universidad Autónoma de Nuevo León, mismo que se suma al que ya se encontraba en el Tecnológico de Monterrey.

“(La instalación del sismógrafo) nos va a dar mayor precisión de los epicentros y una mayor información de las razones, que tiene que ver con acoplamientos de placas internas lejanas o si tiene que ver con los movimientos de los freáticos.

“Al momento no se percibe un riesgo de tragedia, hay dos tipos de temblores, trepidatorios, que son los que pueden causar mayor daño; y los movimientos que se han encontrado aquí son tipo oscilatorio”, añadió Gutiérrez Moreno.

En este sentido, enfatizó en que a través de estos mecanismos, así como con la elaboración del Atlas de Riesgos es que se podrán conocer mejor las causas de los sismos de los últimos días, mismas que pueden ser por un reacomodo ordinario de la tierra o de las zonas freáticas.

“No somos una zona sísmica, la tierra se mueve en todas partes del mundo, no hay zonas que estén libres de movimiento sísmicos, la frecuencia y los acomodos que están haciendo también tiene que ver con la forma que estamos midiendo, tenemos más sismógrafos instalados en el estado.

“Por lo tanto, se están reportando con mayor precisión los movimientos que están sucediendo, pero la forma de ver anticipadamente esto es adelantarnos a la información y actualizar el Atlas de Riesgo”, añadió.

Asimismo, mencionó que una vez que se concluya dicho estudio es que se tomarán decisiones acerca de las zonas que pudieran presentar mayores riesgos.