“Falta fortalecer el tema de seguridad industrial”

Incidentes como el derrame de crudo en Cadereyta son prueba que los procesos de explotación no son 100% confiables, opina Liliana Estrada, especialista en materia energética.
Tanto las opiniones a favor como en contra no han ofrecido conclusiones absolutas al respecto.
Tanto las opiniones a favor como en contra no han ofrecido conclusiones absolutas al respecto. (Cuartoscuro)

Monterrey

Aunque reconoció que no hay nada que compruebe que realmente existen riesgos para la salud por la práctica de la fracturación hidráulica, la especialista en materia energética Liliana Estrada señaló que hay un "riesgo latente" siempre que se trabaja con hidrocarburos.

"Tenemos un riesgo; el riesgo se corre siempre al explotar cualquier tipo de energía fósil, como ha pasado con el petróleo que un derrame puede causar riesgos a la salud enormes. No es el energético, lo que tenemos que pensar en México es que esto no es viable por el tema de inversión", mencionó en entrevista con MILENIO Monterrey.

Tras el anuncio de la prohibición del fracking en Nueva York, Estrada comentó que es importante que México se enfoque más en reconocer si dichos estudios –que no han sido 100% concluyentes– tienen algo de certeza y en garantizar que efectivamente se cumplan con los estándares de calidad en México para evitar accidentes o situaciones de riesgo.

"En México nos falta fortalecer el tema de la seguridad industrial. Creo que falta ver este nuevo papel de la agencia de seguridad, encargada de que no pase ningún tipo de accidentes. Pero justo es la propia explotación; es muy raro que llegue a pasar un accidente pero siempre es latente. Algún día podría pasar.

Creo que es importante empezar a ver, revisar la importancia de las investigaciones de salud. Aunque digan que tenemos la mejor tecnología y estándares de calidad puede salir mal. Hemos preguntado y no nos dejan claro cuál es esa tecnología, falla en acceso a la información y podría seguir siendo así como ya es actualmente", comentó la investigadora de temas energéticos de la agencia Inteligencia Pública.

Situaciones como el derrame de crudo en Cadereyta, las tomas clandestinas en diferentes lugares del país y la fuga de gas que ocasionó una explosión en San Fernando, Tamaulipas son sólo algunos de los casos que demuestran que la seguridad en los procesos de explotación de hidrocarburos en México no son 100% seguros.

Para la investigadora, este tipo de situaciones demuestran que fallan en el país no solo las medidas de seguridad y calidad dentro de las empresas energéticas, sino que no estamos listos para subirnos al tren del boom energético.

"Aunque tengas la mejor tecnología, no tenemos ni los recursos ni las políticas que en su momento tuvo Estados Unidos para hacer un boom energético. México tendría que seguir con las investigaciones, ver cuál es el panorama de Estados Unidos y ver que no se puede copiar un modelo. Hay que garantizar los recursos y contar con la seguridad industrial necesaria para evitar todo tipo de accidentes.", señaló.

Cuestionó también la insistencia de las autoridades mexicanas de imitar las prácticas estadunidenses, al querer simular sus ganancias económicas mediante la misma técnica. Esto, sobre todo considerando que en México existen fuentes de energía renovables que bien pudieran ser más aprovechadas que el gas shale.

"No es tanto por lo de los impactos ambientales o de salud, sino hay que considerar que tenemos recursos que podemos aprovechar, como las energías renovables o energías limpias. Las desaprovechamos y tenemos mayor potencial: por costos, por precios tienen mayor beneficio.

"Y mejor, tendría que estar pensando en el tema de renovables. Si hay tantos, entonces ¿por qué aportarle a uno solo, en una práctica que no está comprobada al 100 por ciento?", cuestionó.