'Chefo' se baja del barco y 'rompe' con Margarita

El líder del Grupo San Nicolás del PAN y la alcaldesa con licencia de Monterrey no logran un acuerdo en el reparto de posiciones y fracturan su alianza hacia la gubernatura.
Según trascendió, Salgado buscará ahora pactar con Felipe de Jesús Cantú, adversario de Arellanes.
Según trascendió, Salgado buscará ahora pactar con Felipe de Jesús Cantú, adversario de Arellanes. (Archivo)

Monterrey

La alianza que habían logrado las diferentes fuerzas al interior del Partido Acción Nacional en Nuevo León sufrieron un reacomodo este lunes luego de que el líder del grupo San Nicolás, Zeferino Salgado Almaguer, rompiera con Margarita Arellanes Cervantes.

Fuentes al interior del equipo de precampaña de la alcaldesa con licencia confirmaron que luego de una serie de tensiones entre ambas figuras, finalmente ayer consumaron la ruptura.

El motivo, según trascendió, habrían sido desacuerdos sobre posiciones que el líder del Grupo San Nicolás habría exigido a Arellanes Cervantes para sus allegados.

Desde el mediodía de ayer trascendió que la precandidata panista estaba abocada en una operación de control de daños luego de que en las votaciones del domingo, sus alfiles para diputaciones resultaron derrotados.

En ese contexto trascendió que sostuvo una reunión a puerta cerrada con Salgado Almaguer en el búnker que tiene la alcaldesa con licencia en el sector Obispado.

Por la noche corrió el rumor de que Salgado había tenido comunicación con la campaña de Felipe de Jesús Cantú para programar una reunión durante esta semana, pues ya había decidido retirar el apoyo a Arellanes y dárselo al ex alcalde de Monterrey.

El equipo de campaña de Cantú Rodríguez confirmó el contacto reciente pero dijeron desconocer si ya había un pacto definitivo.

Según información del primer círculo de Arellanes, al margen de si Salgado opta por apoyar a Felipe de Jesús Cantú, no hay posibilidad de un nuevo acercamiento.

"Es irreconciliable", señaló la fuente.

El apoyo de Salgado Almaguer, que controla la estructura electoral del PAN en San Nicolás y tiene presencia en otros municipios como Guadalupe, derivaba de los acuerdos que se formaron en la llamada Mesa Nuevo León, que encabezaba el presidente nacional del PAN, Gustavo Madero, junto a diversos liderazgos de Nuevo León.

En este grupo se encuentran el presidente estatal del PAN, José Alfredo Pérez Bernal; el secretario general, Mauro Guerra; el senador Raúl Gracia; el alcalde de Santa Catarina, Víctor Pérez; los virtuales candidatos a la alcaldía de San Nicolás y Monterrey, Víctor Fuentes e Iván Garza, respectivamente; el diputado federal Arturo Salinas, así como los propios Arellanes Cervantes y Salgado Almaguer.

De estas negociaciones surgieron acuerdos que en buena medida derivaron en los resultados de la votación del domingo pasado, y debían consolidarse en la de este fin de semana, cuando se votara el candidato a gobernador del PAN.

Parte de los acuerdos era una diputación plurinominal para Zeferino Salgado, que según trascendió, también se pondría en peligro al retirarle el apoyo a Arellanes.

"(Rompieron) por posiciones, (Zeferino) quería más juego en la precampaña", explicaron.

Estos mismos acuerdos que se tomaron en la Mesa Nuevo León provocaron también descontento entre la militancia panista, que en casos extremos llegó a la renuncia al partido, como ocurrió con el diputado local Enrique Barrios, quien denunció que el proceso interno estaba arreglado debido a estas negociaciones.