No más roles de género en los juegos

Los niños imitan los roles de los adultos y lo plasman en el juego, significando cambios benéficos para la salud mental de los menores, dado que así aprenden a ser más tolerantes.
Los centros comerciales aún catalogan los juguetes por sexo.
Los centros comerciales aún catalogan los juguetes por sexo. (Archivo)

Monterrey

En la sociedad mexicana moderna están desapareciendo los roles de género en cuanto a juegos y preferencias de juguetes en los niños; esto se observa más en zonas urbanas y en el segmento de clase media, según un estudio titulado "Se terminan los juegos de niñas y de niños", elaborado por el Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI).

Claudia Sotelo Arias, directora del CEEPI, dijo que han que detectado estas conductas son reforzadas por los medios de comunicación, los contenidos en internet e incluso los videojuegos.

Sin embargo, consideró que esto no se puede catalogar como algo negativo, pero llega a tener un impacto adverso hacia el niño o niña cuando la familia emite expresiones con una carga prejuiciosa por el rol que asume el menor.

"Aunque sigue existiendo una clara división entre los juguetes de niños y niñas en centros comerciales, si nos fijamos bien, observaremos cómo muchos poseen características masculinas y femeninas. Las niñas ya no quieren jugar a que son las princesas prototípicas de los cuentos infantiles ni a la comidita. A su vez, los niños van al cine a ver películas donde hay heroínas y no héroes", indicó.

Comentó que los niños imitan los roles de los adultos y lo plasman en el juego, significando cambios benéficos para la salud mental de los menores, dado que así aprenden a ser más tolerantes.

La especialista mencionó que el cambio de preferencias en el juego no implica algo negativo desde el punto de vista de la salud mental.

"Sucede con frecuencia que a un niño que le gusta el baile o una niña que practica el futbol soccer se le descalifique e incluso se le insulte; se trata del choque de generaciones. Además de ser discriminatorio y ofensivo, repercute en la autoestima de los pequeños", manifestó Sotelo Arias.

Por lo anterior, especialistas del CEEPI dan a conocer una serie de recomendaciones, tales como admitir que no existe ningún problema en realizar actividades de juego antes tipificadas.

Además, dicen que si bien es cierto que los medios de comunicación influyen en los gustos y preferencias de los niños, estos obedecen más a la economía del hogar.

Los niños de las familias tradicionalistas aún conservan claramente la división de juegos y juguetes, como las generaciones que los precedieron.