Huye principal sospechoso del robo de 50 armas en Seguridad Pública

Jorge Víctor Salazar Ruiz habitaba la casa donde autoridades realizaron ayer un cateo.

Monterrey

Uno de los 11 empleados que declararon sobre el robo de 50 armas propiedad de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) abandonó su trabajo en esa corporación al día siguiente de presentarse voluntariamente para aportar información ante la Procuraduría de Justicia, convirtiéndose así en el principal sospechoso del ilícito.

Una fuente allegada a las investigaciones sobre la desaparición de 45 pistolas tipo escuadra y 5 fusiles de diversos calibres, identificó al empleado de la dependencia como Jorge Víctor Salazar Ruiz, de 29 años de edad, quien abandonó sus labores desde el viernes 24 de julio.

"Las armas desaparecieron durante este mes de julio y corresponden a una tanda de casi 200 unidades de armamento nuevo enviado por la Sedena a finales de junio y no estaban asignadas a ningún elemento; todas ellas se las llevaron sin cajas ni estuches, por eso tardaron varios días en darse cuenta en la armería.

"Cuando declararon las 11 personas que enviaron de la Secretaría de Seguridad, varios compañeros del chavo que ya se fugó, coincidieron en que durante las últimas semanas (Jorge Víctor) fue visto en actitud sospechosa en un pasillo que conduce a la armería, según él para poder fumar porque ahí no hay cámaras", reveló la fuente.

Destacó que ninguna de las armas robadas ha sido localizada y mucho menos utilizada en hechos delictivos, ya que la sustracción de las mismas ocurrió durante las últimas tres semanas.

"Ninguna de las 50 armas ha sido ubicada, es mentira que las hayan usado en hechos violentos; ya nos hubieran dicho los de Periciales que nos apoyaron en el cateo que hicimos hace rato en el domicilio del chavo que se peló.

"Sólo ubicamos un vehículo que aparece en los videos de seguridad que revisamos; ese vehículo fue captado en los patios de la Secretaría de Seguridad y se aseguró como posible evidencia criminal".

El cateo tuvo lugar ayer en el domicilio ubicado en Río Usumacinta 2108 del Fraccionamiento Bernardo Reyes, en donde Jorge Víctor Salazar Ruiz habitó hasta el pasado viernes y en el cual viven también sus padres.

Desde el jueves 23 por la tarde han acudido a declarar ante la Procuraduría de Justicia ocho varones y tres mujeres, pero sólo uno de ellos (Jorge Víctor) ya no se presentó a laborar al día siguiente, sin que hasta el momento sus superiores o su familia hayan logrado contactarlo.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]