Reformas estructurales son una utopía, dice especialista

Marco Antonio Pérez Valtier aseguró que aunque la intención de las reformas era de mejorar la calidad de vida y fomentar el crecimiento económico de México, el resultado no ha sido el deseado.
Marco Antonio Pérez Valtier.
Marco Antonio Pérez Valtier. (Raúl Palacios/Archivo)

Monterrey

Al considerar que no fomentan la productividad, la generación de empleos, el crecimiento económico y la confianza en el país, el economista Marco Antonio Pérez Valtier, de Pérez Góngora y Asociados, calificó las reformas estructurales como una "utopía".

Durante su participación en una conferencia la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Pérez Valtier aseguró que aunque la intención de las reformas era de mejorar la calidad de vida y fomentar el crecimiento económico de México, el resultado no ha sido el deseado.

Asimismo, explicó que para lograr esto el Gobierno debe "quitarse la cachucha de empresarios" y permitir que haya una verdadera penetración de jugadores extranjeros en diferentes rubros, ya que tiene "dudas de la apertura" en el sector energético, por ejemplo, debe adelgazar la lista de empresas productivas del estado y "hacer lo que tiene que hacer", dice.

Pérez Valtier tocó una por una las reformas estructurales y detalló el porqué no han funcionado o qué es lo que les falta para realmente servir al país, durante la conferencia que fue titulada: "Reformas estructurales, ¿a mitad de camino?".

La reforma laboral no mejora la productividad o fomenta el empleo y promueve el outsourcing; la escolar establece que un maestro no capacitado pasa a formar parte del área administrativa pero la federación no tiene recursos presupuestarios para esto.

Asimismo, explicó que la reforma económica permite que los competidores lleguen a acuerdos, evitando la verdadera finalidad de la reforma; la de telecomunicaciones buscaba quitar la larga distancia y otros cobros, pero las empresas se protegieron obligando a sus clientes a acceder a paquetes especiales lo que puede "atenuar o anular los beneficios".

Por su parte, la hacendaria aumentó la carga fiscal a las personas físicas y morales con la contabilidad electrónica, además de que fomenta la informalidad, crea incertidumbre en los inversionistas extranjeros y mantiene los privilegios de los sindicatos y partidos políticos.

"Nos fijamos en cuántos impuestos pagamos, pero no en cuánto cuesta cumplir con las obligaciones", condenó Pérez Valtier.

La reforma energética protegió a Petróleos Mexicanos (Pemex), otorgándole beneficios sobre las mejores zonas, permitiéndole mantener derechos en el régimen fiscal y con una dudosa apertura. Además de que no se prevé que bajen los precios de la gasolina, pese a lo anunciado.

"En gasolina es una utopía pensar que puede ser más barato, porque existe el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS). Aunque se importa gasolina barata, el IEPS se encarga de empatarla a precio bomba. No se podrá mientras no cambie la ley del IEPS", consideró.