Y un año después persiste rechazo ante reglas del SAT

Representantes del sector comercial coinciden en que el tema fiscal se mantiene como la mayor preocupación para 2015 y seguirán la legal batalla contra nuevo régimen.
Canacope estima que sólo el 30 por ciento de los pequeños comerciantes de NL se han regularizado.
Canacope estima que sólo el 30 por ciento de los pequeños comerciantes de NL se han regularizado. (Especial)

Monterrey

La seguridad, la correcta implementación de las reformas estructurales y los temas fiscales serán nuevamente los temas que más preocupen a los comerciantes de Nuevo León, pues a un año de las nuevas disposiciones para el pago de impuestos, no han logrado ajustarse al cambio de reglas.

Representantes del sector cuestionados sobre el tema aseguran que aún con los cambios hechos a los plazos y requisitos será complicado cumplir al 100 por ciento con estas modificaciones.

El tema fiscal, coincidieron en su mayoría los comerciantes, fue el más complicado de 2014 y lo seguirá siendo el año que hoy empieza.

La expectativa se da pese a los anuncios del Servicio de Administración Tributario (SAT) de otorgar una prórroga a los contribuyentes para entregar la contabilidad electrónica.

Según los representantes de la industria, a un año de implementada esta disposición, las empresas "no están listas".

El presidente de la Cámara Nacional del Comercio, Servicios y Turismo (Canaco) de Nuevo León Julio César Cantú, y el director de Coparmex, José Mario Garza Benavides, destacaron que tan solo en el estado se presentaron al menos 4 mil amparos contra la contabilidad electrónica, que procedieron en la Suprema Corte de Justicia.

Según los líderes de las cámaras, al menos 20 por ciento de sus afiliados se encuentran amparados, aunque falta sumar aquellos que busquen el amparo entre más se acerque la fecha oficial para migrar por completo a la digitalización, que es el 1 de enero del 2016.

"Una demanda en ese sentido y esperamos que crezca con el nuevo periodo a partir del 2015", dijo Garza Benavides.

El problema, explicó el director de Coparmex, es la vulnerabilidad de las pequeñas y medianas empresas que tal vez no logren competir en el cambiante mercado internacional, y que deberán competir localmente en el sector energético.

Adicionalmente, se suman las trabas de las autoridades fiscales quienes les exigen modificar sus métodos de trabajo e inviertir tiempo y dinero en adecuarse a las nuevas disposiciones.

Esto debido a que se han hecho una serie de modificaciones a las leyes fiscales que obligan a los empresarios a cumplir con nuevas normativas.

El uso de los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI), que debe ser usado por empresas de cualquier tamaño y personas físicas con actividad empresarial, es una de estas nuevas obligaciones.

Se le suma la obligación de recibir, validar y resguardar los comprobantes XML, ya que las facturas en papel no tendrán ninguna validez ante el SAT; emitir recibos de nómina electrónicos sin importar el tamaño de la empresa y la cantidad de personas que se tenga en nómina, y prepararse para la contabilidad electrónica.

Esta obligación fue uno de los puntos que más discutieron los empresarios, apoyados por contadores públicos de profesión.

A lo largo de 2014 se acusó a las autoridades fiscales de no tomar en cuenta cuestiones como la capacidad de las pequeñas y medianas empresas de migrar a la digitalización, de violar derechos constitucionales de privacidad de información, pero sobre todo se quejaron de que el portal del SAT no sería capaz de soportar el uso que se le daría por parte de los contribuyentes.

Finalmente, tras presiones por los empresarios y amparos impuestos por diferentes abogados fiscales, el SAT cedió y otorgó una prórroga para que todos los contribuyentes migren a la contabilidad electrónica.

Sin embargo, aunque se ha dado un año más de plazo para dar oportunidad a los contribuyentes de buscar la manera apropiada para migrar, existe temor por parte de la iniciativa privada que las pequeñas y medianas empresas no sean capaces de soportar estas modificaciones.

Llegaron incluso a acusar que aunque en años pasados la inseguridad obligó a Pymes a cerrar sus puertas, este año fueron las complicaciones fiscales las que ocasionaron el cierre de negocios.

Aunado a esto, la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope) calcula que sólo 30 por ciento de las pequeñas y medianas empresas de Nuevo León han migrado a la contabilidad electrónica, según su presidente, Sergio Elizondo Garza.

Este organismo, la Cámara Nacional de Comercio, Servicio y Turismos (Canaco), la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), la Cámara de la Industria de la Transformación (Caintra), y la Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa) imparten cursos de capacitación y ofrecen herramientas y apoyo a las Pymes para evitar que afecte a los negocios.

Le dicen "no"

-Desde hace un año, distintas cámaras empresariales sostienen batallas en tribunales en contra de la Secretaría de Hacienda en las que buscan no entrar al nuevo régimen de contabilidad electrónica.

-Organismos intermedios han expresado que en el caso de pequeños comercios la resistencia es mayor, debido a los costos y complicaciones de llevar facturas y control de nómina por esta vía.

-Si bien el SAT concedió una prórroga que vence exactamente dentro de un año para incorporarse a las nuevas reglas, Coparmex, Canaco y Canacope, entre otras, han señalado que no es suficiente.