La reforma fiscal dará a NL beneficio modesto

Las aportaciones federales llegarían a 4%, estima el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria; EGAP: alza presupuestal es viable y dependerá de prioridades nacionales.
La solicitud de 8% de aumento en participaciones no será una complicación, pues la deuda estatal es manejable, consideraron.
La solicitud de 8% de aumento en participaciones no será una complicación, pues la deuda estatal es manejable, consideraron. (Carlos Rangel)

Monterrey

Aunque es viable que la propuesta de reforma fiscal que se analiza en el Congreso de la Unión traería al estado de Nuevo León ingresos adicionales por más de 2 mil millones de pesos, aún es temprano para hacer aseveraciones en ese sentido, dado que la iniciativa no está aprobada, coincidieron expertos en la materia.

Para Carlos González Barragán, investigador asociado del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), en el siguiente ejercicio fiscal, las participaciones y aportaciones por parte de la Federación apenas llegarán a 4 por ciento en términos reales, porcentaje inferior a lo que estima el Tesorero del Estado, Rodolfo Gómez Acosta.

Realmente el incremento será muy modesto, enfatizó el analista.

Marco Antonio Pérez Valtier, de la firma de fiscalistas Pérez Góngora, explicó que dado que la propuesta de reforma hacendaria plantea una recaudación del orden de 240 mil millones de pesos, sí sería viable que Nuevo León tuviera ingresos adicionales, dado que 20 por ciento de estos recursos son participables a las entidades federativas.

No obstante, Amado Villarreal González, catedrático de investigación en Desarrollo Regional de la Escuela de Graduados en Administración Pública y Política Pública (EGAP) del Tecnológico de Monterrey, explicó que dichas contemplaciones, más el 8 por ciento de incremento que el Gobierno Estatal plantea solicitar en el Presupuesto de Egresos de la Federación destinado a Nuevo León, están en función de múltiples factores.

“El 8 por ciento que solicita el Gobierno del Estado dependerá de las prioridades nacionales y del impacto final de las contingencias ambientales que se han generado (especialmente en el estado de Guerrero); aún no se ha dimensionado con detalle los requerimientos de infraestructura que se tendrán que reponer.

“Asimismo, existe un entorno de incertidumbre producto del problema presupuestal en los Estados Unidos, además de la reforma fiscal en México por su impacto en el ISR (Impuesto Sobre la Renta) y otras contribuciones, lo cual ha estado mostrando revisiones a la baja en las expectativas de crecimiento, y de materializarse éstas verían disminuido el potencial recaudatorio por el mismo efecto de menor crecimiento”, indicó el académico.

Respecto a si sería viable un incremento de 8 por ciento para Nuevo León en el Presupuesto de Egresos de la Federación dadas las condiciones actuales de las finanzas públicas del estado, Pérez Valtier indicó que éstas no representarían un obstáculo significativo, dado que la deuda estatal es manejable.

“Considero que la holgura que tiene el estado de Nuevo León, son grados de libertad, que los gobiernos de los estados tienen una carga muy por debajo de la que tiene el gobierno federal.

“La realidad de las cosas es que todavía hay margen ahí, para acomodar el servicio de la deuda. Creo que el servicio de la deuda que se paga actualmente todavía es muy cómodo, no hay que verlo tanto como el monto de la deuda, el saldo de la deuda se va a pagar en 30 años”, explicó el especialista.

Añadió que si se evalúa la situación financiera de las arcas estatales desde un análisis de flujos de ingresos, se concluye que “estamos en una situación que no es ni por asomo comprometida”.

“En cambio, si usted me dice, ‘es que el 20 por ciento de lo que ingresa se va a pagar los intereses de la deuda’, entonces ahí ya estamos hablando de un problema”, explicó el especialista; y añadió que en donde hay que poner énfasis, es en los destinos de los recursos.

En el mismo sentido, Pérez Valtier señaló que, por ejemplo, cuando se trata de deuda, lo mejor es que su destino sea una inversión que generará ingresos, pues así el mismo flujo de recursos proveerá para realizar los pagos correspondientes a dicho crédito.

Este jueves, Nuevo León presentó una solicitud dentro del Presupuesto de Egresos federal para obtener 8 por ciento extra de recursos, a comparación de 2012, que de obtenerse se aplicarían a la financiación de la Línea 3 del Metro y el proyecto Monterrey VI, entre otras obras.