“Lo pusieron a cavar su propia tumba y ahí se quedó”: viuda de víctima

Cintia Margarita Hernández relató que su esposo ya sabía en el peligro en el que estaba y que en caso de que la tierra cayera, él quedaría sepultado, pues no tenía para dónde correr.
No había condiciones de seguridad.
No había condiciones de seguridad. (Leonel Rocha)

Monterrey

Familiares de los tres trabajadores que fallecieron este jueves sepultados al derrumbarse una construcción en el municipio de San Pedro, aseguraron que ya habían denunciado el peligro en el que estaban, pero habían sido ignorados, a pesar de que una persona murió tiempo atrás.

Cintia Margarita Hernández, viuda de uno de los trabajadores fallecidos, relató que su esposo ya sabía en el peligro en el que estaba y que en caso de que la tierra cayera, él quedaría sepultado, pues no tenía para dónde correr.

"Él ya me había dicho: 'yo aquí me voy a quedar enterrado, es una tumba si se cae la tierra, yo no tengo para donde salir, yo me voy a quedar enterrado', él ya me lo había dicho una vez, yo no le hice caso y ahorita ya ahí se quedó, lo pusieron a cavar su propia tumba y ahí se quedó".

Este hecho fue corroborado por otro de los albañiles, de nombre Juan Francisco Puente Romo, quien estuvo a punto de morir en el deslave, pero alcanzó a salvarse.

"Estábamos ya terminando y les dije 'vamos a salirnos porque esto se va a caer', pero no me hicieron caso, y cuando vi para arriba ya venía la tierra y sólo grité que salieran, pero ya no alcanzaron a salir y quedaron enterrados.

Agregó que hace unos meses falleció otro trabajador, por lo que pidieron que les colocaran cemento para evitar el deslave, pero fueron ignorados.

"Gracias a mi Dios yo me logré salvar, pero ya mero quedaba como ellos, enterrado, ya había muerto otro compañero así unos meses atrás y les habíamos dicho que le pusieran cemento, pero no nos hicieron caso, sólo le pusieron esa malla y pues ya ve lo que pasó".

A las declaraciones se sumó Sergio Zamarripa, hermano de José Zamarripa, otro de los empleados que quedó sepultado, quien señaló que pidieron mayor seguridad, pero fueron amenazados por parte de los encargados de la construcción con despedirlos o a trabajar sin paga.

"Ya les habíamos dicho que no podíamos trabajar así, que le pusieran algo de cemento para que contuviera la tierra, pero nunca nos hicieron caso, desde que pasó el accidente donde murió el otro compañero; al contrario, nos amenazaron con despedirnos o suspendernos 15 días del trabajo sin pagarnos si no trabajamos así como ellos quieren los encargados de la construcción, y pues tenemos que hacerlo porque tenemos necesidad de trabajar", expresó el trabajador.