Es la punta del 'iceberg': Cienfuegos

Considera que no se cumplió el compromiso de transparencia y entrega de expedientes de agentes, ni la colaboración regiomontana con la Universidad de Ciencias de la Seguridad.
El diputado del PRI junto a Lou Correa, senador de California, ayer en el Congreso local.
El diputado del PRI junto a Lou Correa, senador de California, ayer en el Congreso local. (Ricardo Alanís)

Monterrey

Con la detención de un policía por tener orden de aprehensión girada en Oaxaca, el diputado local priista Francisco Cienfuegos Martínez consideró que el tiempo le dio la razón en cuanto a las anomalías que asegura hay en la Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad de Monterrey, los cuales hace unas semanas denunció públicamente.

El legislador, quien además preside la Comisión de Justicia y Seguridad del Congreso del Estado, señaló que la Policía de Monterrey opera sin transparencia y que las irregularidades que se han señalado, espera y no cuesten vidas a los ciudadanos.

"Lo repetí incansablemente como aquel dicho de 'te lo dije', la Policía de Monterrey está mal, está operando de una manera no transparente y el día de hoy, después de tres semanas o un mes que lo declaré públicamente hay un ejemplo donde la corporación tenía a una persona prófuga de otro estado en sus filas.

"No es echarle la culpa a uno o a otro, y lo quiero puntualizar, si hay algo que yo como ciudadano o como padre de familia pueda ayudar para que la corporación de la Policía de Monterrey pueda brindar un mejor servicio a su ciudadanía, yo me sumo a ese esfuerzo, no estoy buscando culpables, que sí los hay, y hay responsabilidad", comentó.

Mencionó que el municipio de Monterrey se comprometió a transparentar y entregar los expedientes y a colaborar con la Universidad de Ciencias de la Seguridad (UCS) para tener una policía capacitada conforme a los ordenamientos jurídicos que marca el Estado, pero no cumplieron.

El legislador reveló que en la nómina de esta policía hay 430 empleados administrativos, y aún así no tienen un control minucioso de los expedientes de los uniformados, y además sólo 537 oficiales tienen porte de arma, de un total de mil 058.

"Y ahí tenemos la primer consecuencia pública, en aquel momento dije que era la punta del iceberg, esperemos y esto no cueste vidas a los ciudadanos de Monterrey. Hay un montón de irregularidades, tienen más de 430 personas administrativas, imagínate tú para qué quieres tantas personas si no pueden llevar un control minucioso de los expedientes de las personas que trabajan en la corporación.

"Hay mil 058 operativos, tienes casi un administrativo por cada dos policías, y únicamente 537 de ellos tienen porte de arma y no hay ningún porte de arma en trámite, ¿para qué quieres al resto? Si es que existen, porque tampoco transparentan la nómina, tampoco transparentan los expedientes de cada uno", declaró.

Es una llamada de atención: Medina de la Cruz

Para evitar que prófugos de la justicia de otros estados ingresen a alguna corporación policiaca municipal en Nuevo León, el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz exhortó a los alcaldes investigar bien a todo aquel que busque formar parte de su policía.

Esto luego de darse a conocer que la Policía de Monterrey tenía entre sus filas a Juan Carlos Santos Torres, de 31 años de edad, prófugo de las autoridades de Oaxaca.

"Hay que estar pendientes a no tener en ninguna corporación elementos que tengan este tipo de antecedentes, para eso se hacen todas las investigaciones, tanto en el Sistema Nacional de Seguridad o a nivel local.

"Ésta es una llamada de atención para todas las corporaciones, por su puesto incluyendo a la Regia (Policía de Monterrey) donde tenemos que cuidar que cada contratación se vigile muy bien y que se estudien todos los antecedentes para que no sucedan este tipo de casos", señaló.

Santos Torres fue detenido ayer como presunto responsable del delito de abuso de autoridad cometido en Oaxaca. A pesar de contar con orden de aprehensión girada en mayo de 2013, el elemento fue contratado siete meses después por la Policía de Monterrey. Guadalupe Sánchez/Monterrey