En riesgo, inversión de por lo menos dos trienios

Propuesta federal no especifica cómo las dependencias locales abonarían a nuevo esquema.
Corporaciones como la de Monterrey han experimentado modificaciones recientemente.
Corporaciones como la de Monterrey han experimentado modificaciones recientemente. (Leonel Rocha/Archivo)

Monterrey

Los planes anunciados ayer por el presidente Enrique Peña Nieto sobre la desintegración de las policías municipales en todo el país con el objetivo de establecer corporaciones estatales únicas, no deja en claro cuál será el destino de proyectos, reestructura e inversiones en policías municipales de al menos dos trienios.

Desde la administración anterior, la mayoría de los alcaldes ha apostado a la inversión y crecimiento de sus corporaciones, debido a la crisis de seguridad e infiltración del crimen organizado en sus instituciones.

Un ejemplo es la capital de Nuevo León, que en la actual administración sustituyó la Policía Regia por la llamada nueva Policía de Monterrey.

La corporación actualmente tiene mil 220 uniformados y 240 agentes de Tránsito certificados por la Universidad de Ciencias de la Seguridad, según datos presentados por la alcaldesa en su Segundo Informe de Gobierno.

Además, en 2013 se inauguró el Centro de Capacitación Continua por medio de la Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad de Monterrey, conocido coloquialmente como Academia de Policía. Hasta la fecha, de sus aulas se han graduado cuatro generaciones de cadetes instruidos por elementos de la Secretaría de la Marina Armada de México (Semar), sumando más de mil uniformados.

También en al menos cuatro ocasiones se han invertido importantes cantidades de dinero para la compra de patrullas; la más reciente en febrero del presente año, con 58 millones de pesos para 70 unidades.

Asimismo, algunos municipios han invertido en su propio Centro de Coordinación, Control, Comunicación y Cómputo (C4), donde ejecutan estrategias de supervisión y vigilancia, enlazados a su vez con el C5 del Estado.

En Escobedo, en 2009, inició sus funciones un nuevo edificio de Seguridad Pública y Vialidad, con una inversión de 40 millones de pesos.

En el caso de Monterrey, la administración de Fernando Larrazabal Bretón inauguró un edificio de este tipo con una inversión superior a los 46 millones de pesos, entre la construcción, mobiliario, tecnología e infraestructura, según datos oficiales.

San Pedro Garza García tiene su propio C4 desde el mandato de Fernando Margáin Berlanga, aunque los alcaldes Mauricio Fernández Garza y Ugo Ruiz Cortés han realizado inversiones durante los últimos seis años para fortalecer la red y vigilancia desde esta instalación.

Además, los gobiernos de ambos destinaron en conjunto más de 130 millones de pesos para un nuevo cuartel de seguridad en la zona de Valle Oriente.

En Escobedo, para enfrentar la crisis de seguridad, la ex alcaldesa de Escobedo, Clara Luz Flores Carrales, y su sucesor en el cargo, César Cavazos Caballero, impulsaron la creación de la Policía de Proximidad (Proxpol), esquema de origen español cuyas prácticas se basan en el contacto directo con los ciudadanos.

Antes de ello, la policía de Escobedo era una de las que contaba con mayor número de infiltrados, así como Guadalupe. Tan sólo en la administración de Ivonne Álvarez García se dieron de baja a más de 950 agentes y administrativos por colaborar en la delincuencia.

Para sanear a la corporación, puso al frente de la Secretaría de Seguridad guadalupense a Enrique Sanmiguel Sánchez, un teniente coronel retirado y ex director de Seguridad en Cancún, quien actualmente sigue en el cargo.

La ex edil y Garza Villarreal también impulsaron el modelo Proxpol, en el que la actual administración aseguró que invertiría 600 millones de pesos, únicamente en el presente año.

Antecedentes

-La mayoría de los alcaldes ha apostado a la inversión y crecimiento de sus corporaciones, debido a la crisis de seguridad e infiltración del crimen organizado entre sus elementos.

-Algunos municipios han invertido en su propio Centro de Coordinación, Control, Comunicación y Cómputo (C4), donde ejecutan estrategias de supervisión y vigilancia, enlazados al C5 estatal.

-En Escobedo se apostó a la creación de la Policía de Proximidad (Proxpol), esquema de origen español cuyas prácticas se basan en el contacto directo con los ciudadanos.