Un prófugo, entre las filas de la Regia

Juan Carlos Santos Torres tiene orden de aprehensión por parte de juzgado en Oaxaca. La acción legal fue emitida en mayo de 2013, casi siete meses después, Monterrey lo contrató como policía.
Juan Carlos Santos Torres, de 31 años, es presunto responsable de abuso de autoridad.
Juan Carlos Santos Torres, de 31 años, es presunto responsable de abuso de autoridad. (Especial)

Monterrey

La Policía de Monterrey tenía entre sus uniformados a un prófugo de la justicia de Oaxaca, a quien le giraron orden de aprehensión desde el mes de mayo de 2013 como presunto responsable del delito de abuso de autoridad.

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) detuvieron ayer a Juan Carlos Santos Torres, de 31 años de edad, cuando se disponía a iniciar su turno de labores como policía municipal.

La orden de aprehensión fue girada por un Juzgado Mixto de Huautla de Jiménez, Oaxaca, y se ejecutó por policías ministeriales de Nuevo León en atención a un oficio de colaboración girado por la Procuraduría de Justicia de aquel estado.

A pesar de contar con una orden de aprehensión, el municipio de Monterrey contrató al ex guardia de seguridad y lo enroló en las filas de la policía municipal desde diciembre de 2013, casi siete meses después de expedirse la orden de aprehensión en su contra.

De acuerdo al oficio de colaboración recibido en la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y turnado a la AEI, el ex guardia de seguridad era buscado por las autoridades de aquel estado del sur del país por el delito de abuso de autoridad desde el 17 de mayo de 2013.

Pese a ello, el policía de la Regia dijo al ser cuestionado que había ingresado a la corporación desde el día 12 de diciembre del año pasado, casi siete meses después de convertirse en prófugo de la justicia del estado de Oaxaca.

Además señaló que la acusación fue hecha cuando él trabajaba para una empresa de seguridad en dicha entidad y por ello vino a Monterrey para ingresar a las filas de la corporación regia.

Esto deja en entredicho las pruebas de control de confianza que aplica el municipio para reclutar personal para la Policía Regia, ya que no se verificaron los antecedentes de Juan Carlos Santos Torres, quien como guardia de seguridad debe estar dado de alta en la Plataforma México.

El tema desató un enfrentamiento entre el Gobierno del Estado y el municipio de Monterrey hace algunas semanas, al trascender que cientos de policías municipales podrían ser piratas, debido a que no contaban con las certificaciones de control de confianza, el acondicionamiento físico y el entrenamiento en el manejo de armas cortas y largas.

Mientras el Gobierno del Estado argumentó que la formación de los elementos municipales no cumplía con la norma y muchos no tenían porte de arma, las autoridades municipales se defendieron al argumentar que la formación de sus policías estaba certificada por la Marina.

Sin embargo, la única institución facultada por la ley para expedir portes de armas a las corporaciones policiacas del país es la Secretaría de la Defensa Nacional.