“El precio que tienen que pagar es muy alto y lo siguen pagando”

El Padre Alejandro Solalinde señaló que en México han desaparecido al menos 10 mil migrantes, víctimas tanto del crimen organizado como de autoridades corruptas.
El sacerdote habló del problema.
El sacerdote habló del problema. (Archivo)

Monterrey

El problema de la migración no va a cambiar hasta que las autoridades dejen de verlo como un asunto de seguridad nacional y lo vean como una cuestión de seguridad humana, afirmó el Padre Alejandro Solalinde, del Albergue de los Hermanos del Camino en Ixtepec, Oaxaca.

Durante su visita a la ciudad para participar en el "Foro de Seguridad Pública: los límites de la participación social en la Frontera Norte", organizado por el Colegio de la Frontera Norte.

"En México todo cuesta, vivir cuesta, la vida de personas, colectivos y naciones. Pero los migrantes tienen que pagar hasta por su libertad", dice Solalinde.

Aseguro que la sociedad se encuentra inmersa en un sistema socioeconómico en el que la gente ya no importa y ni siquiera se mira al rostro a aquellos encargados de proveer servicios, como a los meseros.

"Pero la peor parte de todo este sinsentido se la llevan los migrantes, nadie se interesa por ellos", manifiesta.

Afirma que en México han desaparecido al menos 10 mil migrantes, víctimas tanto del crimen organizado como de autoridades corruptas.

"El precio que tienen que pagar es muy alto y lo siguen pagando, lo seguirán haciendo porque nos recuerdan con su testimonio una verdad que no queremos ver, que nuestro mundo está roto y no lo queremos aceptar", dijo.