“Popularidad gana, pero no construye gobiernos”

Hay falta de propuestas por parte de los aspirantes a gobernador, apunta el politólogo y consultor privado Gilberto Miranda Jiménez.
El experto no descartó que candidatos ciudadanos tengan un buen año.
El experto no descartó que candidatos ciudadanos tengan un buen año. (Carlos Rangel)

Monterrey

Las precandidatas actualmente se están apuntalando a través de la popularidad con la que pueden llegar a ganar una elección, pero no a construir un gobierno, lo cual podría acarrear costos muy altos, afirmó el politólogo Gilberto Miranda Jiménez. 

En entrevista, el también consultor privado afirmó que actualmente en el estado de Nuevo León hay ausencia de currículum y perfiles idóneos y con las capacidades necesarias a cargos de elección como es la de gobernador.

“La percepción primera es que nos hubiera gustado ver perfiles de mayor estatura, eso sin duda, creo que lo que preocupa es que se está concentrando su fuerza en temas de popularidad y no de propuestas y proyectos de gobierno, creo que lo que habría que apuntalar es que la popularidad gana elecciones, pero no construye gobiernos.

“Realmente esto puede acarrear costos muy altos, el que no tengamos claridad de qué va a pasar en los próximos tres o seis años con el municipio y el estado, respectivamente, eso es lo que le interesa a los ciudadanos, y acaba de tener un costo mayor  a los ciudadanos porque no tenemos las soluciones a nuestros problemas públicos y porque los políticos se desprestigian”, señaló el especialista.

La participación de los ciudadanos en las elecciones del 2015, agregó Miranda Jiménez, dependerá en gran medida qué tanto entusiasmo logran generar los diferentes candidatos.

Sin embargo, auguró que por tratarse de elecciones intermedias es poco probable que la participación de los votantes en Nuevo León sea mayor al 60 por ciento, esto de acuerdo a la tendencia que se ha registrado en el país en los últimos años.

“Pero tampoco habría que engañarse en que la participación en elecciones intermedias, es decir, cuando no hay presidenciales es menor, y difícilmente va a pasar del 60 por ciento, es decir, se va a quedar el 40 por ciento más de la gente sin salir a votar, ojalá que no ocurra así, pero ésa ha sido la tendencia histórica en México.

“Y tampoco se ve que haya un entusiasmo o que el cambio esté en el aire, o que la gente sienta que estamos en un momento histórico, creo que difícilmente se va a sentir ahorita, espero que me equivoque y salgan candidatos y propuestas frescas que le den más vida al proceso”, señaló el politólogo.

El también consultor dijo que el proceso electoral del presente año  será distinto a los anteriores, ya que siempre ha sido dominado por el Partido Acción Nacional y el Partido Revolucionario Institucional, y ahora influirá como factor los candidatos independientes o los ex militantes de los partidos fuertes que podrían lanzarse como abanderados de otras instituciones políticas en la entidad.

“Puede que Jaime (Rodríguez Calderón) tenga una buena campaña; puede que Morena saque un buen candidato, que Fernando Elizondo entre, hay posibilidades que aún no están claras que pudieran darnos un tercer o un cuarto perfil competitivo, y entonces sí cambiarían los umbrales.

“Porque la cantidad que se requiere de votos para ganar va a cambiar, y cuatro o cinco puntitos que saque uno u otro, podría hacer la diferencia”, señaló el politólogo.